Amnistía Internacional denuncia la venta de armas occidentales a Arabia Saudí y sus aliados en la guerra de Yemen

Publicado 23/03/2018 7:11:42CET

DUBÁI, 23 Mar. (Reuters/EP) -

Amnistía Internacional ha denunciado este viernes la vente de armas occidentales a Arabia Saudí y sus aliados en una coalición que lucha contra los huthis en Yemen, asegurando que ese tráfico es una "burla" de un tratado mundial de comercio de armas.

El grupo defensor de Derechos Humanos ha acusado tanto a las fuerzas de la coalición liderada por Arabia Saudí como a los aliados de Irán de cometer posibles crímenes de guerra en el conflicto que lleva ya tres años.

Más de 100.000 personas han muerto en Yemen desde marzo de 2015, cuando Arabia Saudí y otros estados árabes suníes lanzaron una campaña militar contra los huthis, un grupo de combatientes chiíes que se habían apoderado de la capital y habían obligado al presidente Abdo Rabbu Mansur al Hadi a huir.

"Existe una amplia evidencia de que los flujos irresponsables de armas hacia la coalición encabezada por Arabia Saudí han causado un daño enorme a los civiles yemeníes", ha asegurado la directora de investigación para Oriente Próximo de Amnistía Internacional, Lynn Maalouf.

"Pero esto no ha disuadido a Estados Unidos, Reino Unido y otros estados, incluidos Francia, España e Italia, de continuar transfiriendo miles de millones de dólares en tales armas. Además de devastadoras vidas civiles, esto hace una burla del Tratado de Comercio de Armas mundial", ha aseverado.

La organización ha asegurado que había registrado 36 ataques aéreos de la coalición desde 2015 que parecían haber violado la ley internacional y ha añadido que algunos pueden constituir crímenes de guerra. Los ataques registrados mataron a 513 civiles, entre ellos al menos 157 niños, e hirieron a otros 379, según Amnistía Internacional.

Amnistía Internacional ha señalado que los huthis y sus aliados habían llevado a cabo detenciones arbitrarias y detenciones de opositores y que decenas de hombres y mujeres habían sido sometidos a desapariciones forzadas y severas condenas.

Arabia Saudí y sus aliados han negado repetidamente las acusaciones de crímenes de guerra y aseguran que su campaña está dirigida contra los combatientes huthis y no contra los civiles. El movimiento huthi también ha negado las acusaciones de crímenes de guerra.