Los amotinados en Costa de Marfil dicen que el Gobierno no ha hecho los pagos acordados

Publicado 11/01/2017 7:37:13CET

ABIYÁN, 11 Ene. (Reuters/EP) -

Los soldados de Costa de Marfil que se amotinaron el viernes por el impago de pluses han afirmado este martes que el Gobierno aún no ha pagado la suma acordada, sobre la que existen además diferencias entre ambas partes.

Un grupo de soldados, principalmente antiguos rebeldes integrados en el Ejército, se hicieron el viernes con el control de la localidad de Bouaké, la segunda ciudad más importante del país, tras lo que militares de otras bases se unieron al motín.

"Nuestros camaradas quieren ya su dinero", ha dicho un negociador de los amotinados. "La gente no está contenta porque no ha recibido su dinero, así que todo podría comenzar de nuevo", ha agregado.

Entre las principales demandas figuran una serie de pluses que, según ellos, les fueron prometidos antes de la breve guerra civil de 2011, desatada después de que el entonces presidente, Laurent Gbagbo, se negara a reconocer su derrota en las elecciones.

"Son doce millones de francos CFA (alrededor de 18.300 euros) (...) y eso es lo que estamos esperando", ha manifestado uno de los soldados que negoció en nombre de los amotinados.

Así, ha resaltado que, según el acuerdo alcanzado con el ministro de Defensa, Alain-Richard Donwahi, el Gobierno iba a comenzar a pagar lo acordado a partir del lunes, agregando que nada ha sido recibido hasta la fecha.

Por su parte, Donwahi ha negado que el Ejecutivo se haya comprometido a pagar los pluses específicos reclamados por los soldados, añadiendo que se pagarán unos llamados pluses de misión, sin dar más detalles.

El presidente del país, Alassane Ouattara, cesó el lunes a los jefes del Ejército, la Gendarmería y la Policía, lo que fue aplaudido por los amotinados.

Se trata del segundo motín de estas características en menos de tres años. En el primero los soldados también reivindicaban mejoras económicas y les fueron prometidos pagas extraordinarias por decenas de millones de dólares.

El Ejército se ha visto afectado por años de conflicto con milicias rebeldes, falta de reformas y divisiones internas pese a la superación de la crisis de 2002-2011 y el crecimiento de la economía.