Argel presiona a Ansar Dine para conseguir la liberación de los diplomáticos argelinos secuestrados en Gao

Actualizado 27/04/2013 4:46:18 CET

MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Argelia ha aumentado su presión sobre los líderes del movimiento islamista tuareg Ansar Dine para conseguir la liberación de los tres diplomáticos argelinos secuestrados en el Consulado del país en la localidad maliense de Gao en abril de 2012 que aún no han sido liberados.

El secuestro fue reivindicado poco después por el Movimiento por la Unidad de la Yihad en África Occidental (MUYAO), que liberó en julio a tres de los siete secuestrados, aunque no aclaró si las autoridades argelinas pagaron el rescate de 15 millones de euros que reclamaba la organización a cambio de la liberación.

En septiembre, el grupo anunció la ejecución del vicecónsul, Taher Tewatti, y responsabilizó a las autoridades del fracaso de las negociaciones. Asimismo, llamó al pueblo argelino "a la revuelta armada contra los déspotas renegados" y a que "se alíen con los 'muyaidines'" a través de un comunicado.

Desde entonces no han vuelto a trascender noticias sobre el estado de los secuestrados, que podrían encontrarse en el norte de Malí, cerca de la frontera con Argelia.

En la zona se encuentran presentes varios grupos armados islamistas que han sido empujados hacia el macizo de Adrar des Ifhogas tras la intervención militar francesa en el país para ayudar a las Fuerzas Armadas en su lucha contra estos grupos, que comenzaron a avanzar hacia el sur en enero, amenazando con llegar a la capital, Bamako.

Al parecer, los líderes de Ansar Dine, que reclama una mayor autonomía para el Azawad y la imposición de una versión moderada de la 'sharia' en el territorio, están acantonados en la localidad argelina de Tamanrasset tras alcanzar un acuerdo con las tropas francesas y africanas desplegadas en el país, que garantizaron al grupo un pasaje seguro desde el norte de Malí.

Las negociaciones con Ansar Dine, que realizó tareas de mediación entre Argelia y el MUYAO tras el secuestro, se enmarcan en un proceso más amplio en el que Argel y París intentan que la formación rompa todos sus lazos con el MUYAO y Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), que hasta el momento han sido de tipo puntual y estratégico.

Así, las autoridades argelinas han relanzado el proceso de conversaciones con el líder del grupo, Iyad ag Ghali, y con otros altos cargos de la formación, según ha informado el diario argelino 'El Watan'. Ag Ghali actuó de mediador en dichas conversaciones entre Argelia y el MUYAO entre abril y septiembre.

Estas nuevas conversaciones se articulan en torno a la concesión de una amnistía y refugio en un tercer país a los miembros del grupo a cambio de que ayuden en la liberación de los diplomáticos y abandonen las armas. Hasta el momento, únicamente un país del Golfo se ha ofrecido a acoger a los miembros de Ansar Dine si el acuerdo fructifica.

Ansar Dine ganó peso en el Azawad tras secuestrar en abril de 2012, junto al MUYAO y AQMI, la revolución del Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA), de corte laico, que expulsó al Ejército del territorio y proclamó la independencia del mismo.

A pesar de la declaración de independencia formulada entonces por el MNLA, apenas días después de que un golpe de Estado militar derrocara al Gobierno central, ni Malí ni la comunidad internacional reconocieron el paso dado por el grupo tuareg.

Desde entonces, los islamistas implantaron la 'sharia' (ley islámica) en las ciudades de Tombuctú, Kidal y Gao y destruyeron templos históricos en los que, según su criterio, se ejercía la idolatría. Sin embargo, existe un consenso en torno a la diferenciación de Ansar Dine y los otros grupos debido a su composición tuareg y a su visión religiosa, menos extremista.