Amnistía denuncia torturas y malos tratos del servicio de seguridad militar argelino

Actualizado 10/07/2006 17:45:30 CET

Advierte de que varios países, entre ellos España, han entregado a presuntos terroristas a Argelia pese al riesgo de torturas

LONDRES, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

La organización humanitaria Amnistía Internacional (AI) acusó hoy al servicio de seguridad militar argelino --conocido oficialmente como Departamento de Información y Seguridad (DRS)-- de perpetrar torturas y malos tratos en sus centros secretos, tales como palizas, descargas eléctricas e ingestión forzada de agua sucia, orina o sustancias químicas, al tiempo que recordó, en un informe presentado hoy, que algunos países --entre ellos España-- han devuelto a Argelia a presuntos terroristas a pesar de que es el propio DRS el organismo encargado de detener e interrogar a estas personas.

Tras una serie de estudios de casos recogidos entre 2002 y 2006, el informe muestra cómo la "guerra contra el terror" está sirviendo de excusa para perpetuar la tortura y los malos tratos a manos del servicio de seguridad militar argelino.

"Como primera medida, el presidente (Abdelaziz) Buteflika debe reconocer las alarmantes acusaciones de abusos que se documentan en este informe y comprometerse públicamente a investigarlas", declaró el director del Programa de Oriente Medio y Norte de África de Amnistía Internacional, Malcolm Smart.

"También debe garantizar que los funcionarios del DRS dejan de detener o recluir a personas y que toda persona responsable de tortura o malos tratos a detenidos comparece sin dilación ante la justicia", añadió.

El informe, titulado 'Poderes ilimitados: tortura a manos del servicio de Seguridad Militar en Argelia', examina varios casos de tortura y otros malos tratos a manos del DRS en centros de detención secretos sin acceso a abogados, médicos independientes, familiares ni supervisión civil alguna. Según el documento, los informes de los interrogatorios establecidos por el DRS se emplean de forma habitual como prueba ante los tribunales.

La organización recuerda también que varios países, como Canadá, Francia, Italia, Malasia, los Países Bajos y España, han devuelto a presuntos autores de actividades terroristas a Argelia a pesar de que es el DRS el organismo que suele detener e interrogar a estas personas.

Pese a que las autoridades civiles no ejercen ningún control sobre la conducta y las prácticas del DRS, el Gobierno británico también ha intentado llegar a un acuerdo en virtud del cual los ciudadanos argelinos puedan ser devueltos basándose en "garantías diplomáticas" de que no serán sometidos a tortura.

MEDIDAS CONTRA EL CONFLICTO

Según Amnistía, las sucesivas medidas que han adoptado las autoridades para poner fin a una década de conflicto interno, en el que han perdido la vida hasta 200.000 personas y varios miles más han desaparecido, no han abordado las apremiantes cuestiones de Derechos Humanos y han otorgado una amplia impunidad a los perpetradores.

Amnistía Internacional ha expresado en reiteradas ocasiones su preocupación por estas medidas. La más preocupante, para la organización, es que una ley de amnistía de febrero del 2006 dio impunidad para los crímenes previstos en el derecho internacional, incluida la tortura, cometidos por el DRS.

"La persistente negación por parte de las autoridades argelinas de que se estén cometiendo abusos generalizados indica que Argelia tiene aún mucho por hacer para combatir la tortura y otros malos tratos", declaró Malcolm Smart. "Las autoridades deben abordar el nefasto legado del pasado y garantizar que se castiga a los autores de torturas", añadió.

En el informe, Amnistía Internacional pide a los Gobiernos extranjeros que pongan fin a la devolución de personas a Argelia si pueden ser sometidas a tortura y otros malos tratos, así como al uso de las "garantías diplomáticas".

Asimismo, exige a la comunidad internacional que garantice que las pruebas obtenidas bajo tortura en Argelia no se utilizan en actuaciones judiciales y que ninguna persona detenida en Argelia a petición de un Gobierno extranjero esté bajo custodia del DRS.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies