El Comité de Derechos Humanos señala su "preocupación" por posibles violaciones graves de los DDHH en Argelia

Actualizado 02/11/2007 19:01:58 CET

GINEBRA, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas publicó hoy las conclusiones finales sobre el tercer informe sobre Argelia y en ellas señaló su "preocupación de que numerosas y graves violaciones de los derechos humanos hubieran sido cometidas, especialmente por agentes públicos, con total impunidad, y que continuarían produciéndose en territorio argelino".

Las conclusiones, recogidas por la agencia marroquí MAP, subrayan que Argelia "debería tomar las medidas apropiadas para garantizar que las graves violaciones de derechos humanos que le sean comunicados --tales como masacres, torturas, violaciones y desapariciones-- sean objeto de investigación".

El documento del Comité también recoge informaciones que se refieren a la existencia de centros secretos de detención, el asunto de los desaparecidos, así como el examen de la necesidad, tal y como justificó la delegación argelina, de mantener el estado de emergencia.

Además, señala que Argelia debería comprometerse a garantizar que los desaparecidos y sus familias dispongan de un "recurso útil" y que se respete el derecho a "indemnización y reparación más completa posible". Por ello, considera el Consejo, el país magrebí "debería hacer público el informe final de la Comisión Nacional ad hoc sobre los desaparecidos y emprender una investigación completa e independiente sobre toda acusación de desaparecido".

Según informa MAP, las conclusiones del Consejo también estiman que deberían ser abolidos los artículos de la Carta para la paz y la reconciliación nacional, que atenta contra la libertad de expresión y al derecho de todos al acceso a un recurso efectivo contra violaciones de derechos humanos.

Finalmente, el organismo de la ONU se declaró preocupado por las numerosas informaciones de ONG que denuncian la existencia de centros secretos de detención y pide a Argelia que se asegure de que todos los lugares de detención están controlados por la administración penitenciaria y que sean accesibles especialmente para las familias y abogados de los detenidos.