Argentina califica de "provocación" el futuro despliegue del príncipe Guillermo en las Malvinas

Actualizado 12/11/2011 12:47:28 CET

BUENOS AIRES, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno argentino ha tachado de "acto de provocación" el despliegue el próximo año del príncipe Guillermo en las islas Malvinas, que Buenos Aires reivindica como propias y por las que se enfrentó en una guerra con Reino Unido.

El Ministerio de Defensa británico había informado este jueves el príncipe Guillermo estará en 2012 seis semanas desplegado en las Islas Malvinas como piloto del servicio de Salvamento y Rescate de la Real Fuerza Aérea británica (RAF). El hijo mayor del príncipe de Gales aseguró estar muy "emocionado" por esta misión, según informó la prensa británica.

Según informa el diario argentino 'La Nación', desde la Embajada británica les han aclarado que el príncipe Guillermo "no cumplirá ningún rol ceremonial" durante las seis semanas que esté en las Falklands, como llaman los británicos a las islas, y tampoco tendrá un trato preferencial respecto del resto de los militares británicos.

"Llegará a las Falklands como teniente de aviación y sólo cumplirá tareas de adiestramiento. No hay ceremonia u homenaje previsto por Reino Unido con el príncipe Guillermo", señalaron los portavoces de la Embajada.

Estas explicaciones no han sido suficientes para el Gobierno de Cristina Fernández. El director del área Malvinas e Islas del Atlántico Sur del Ministerio de Exteriores, Sebastián Brugo Marcó, ha subrayado que "no se puede obviar el contenido político de este operativo militar teniendo en cuenta que el príncipe forma parte de la familia real".

En declaraciones a 'La Nación', ha considerado que la llegada del príncipe Guillermo "es un acto provocativo más que muestra Reino Unido con su presencia militar en una zona de paz donde no hay conflicto armado" y ha lamentado que esta actitud de Londres "se contrapone con la búsqueda de diálogo" que ha mostrado Argentina.

Para el Gobierno argentino, esta decisión se suma a las últimas "actitudes agresivas" de Londres como la exploración de petróleo en las Malvinas o la presencia de buques británicos en la zona. En la actualidad hay un millar de soldados británicos desplegados en las Malvinas, donde residen unas 3.000 personas.