Una diputada de la oposición denuncia a Repsol y al Estado argentino por vaciamiento y depredación

Actualizado 14/04/2012 10:22:08 CET

La oposición responsabiliza al Gobierno de la falta de inversiones y lamenta el deterioro de las relaciones con España

BUENOS AIRES, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

La diputada de la opositora Coalición Cívica Elisa Carrió ha presentado una denuncia contra la dirección de Repsol-YPF y contra los síndicos nombrados por el Estado en la empresa por vaciamiento y conductas depredatorias de las reservas petroleras.

"El Estado argentino avaló un reparto de utilidades del 90 por ciento y que deje de liquidar en el país hasta el 70 por ciento de lo obtenido por sus exportaciones, lo que produjo el vaciamiento de la empresa", ha afirmado Carrió, según recoge el diario argentino 'La Nación'.

La denuncia, presentada ante el juez federal Ariel Lijo, señala que tanto el representante del Estado en el directorio de Repsol, Roberto Baratta, como los síndicos por el Estado avalaron los estados contables, memorias y plan de inversiones por unanimidad hasta el ejercicio 2011.

También señala que el Estado podía oponerse a las decisiones de la petrolera, como el reparto de dividendos entre accionistas en lugar de incrementar sus inversiones, haciendo uso de la acción de oro, pero no lo hizo.

"El Gobierno teme que la sociedad descubra que tiene la responsabilidad principal de esta grave crisis energética", ha afirmado otro diputado opositor, Ricardo Alfonsín, de la Unión Cívica Radical (UCR).

RUPTURA DE ACUERDOS Y CONTRATOS

La oposición al kirchnerismo acusa al Gobierno de la presidenta Cristina Fernández de convertir a Repsol en chivo expiatorio para tapar su fracaso en materia energética, pero también lo responsabiliza de romper sus acuerdos y contratos, esta vez con España.

"Nunca va a haber una Argentina grande sobre la base de romper todos los acuerdos establecidos. Hay que entender que la convivencia pacífica se basa en el respeto del derecho y de las reglas", ha afirmado el presidente del bloque de Pro en Diputados, Federico Pinedo.

También el diputado Gustavo Ferrari (Frente Peronista) se lamentó de la actitud oficial frente al gobierno de Mariano Rajoy. "España, que confiaba en nuestro país, expresa lo que el mundo desarrollado siente: que el Gobierno ignora las prácticas de lealtad comercial y las reglas del derecho que garantizan la previsibilidad".

Para Ferrari, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores de Diputados, el Gobierno "privilegia intereses demagógicos" y a la vez busca esconder el fracaso de su política energética con medidas abruptas.

En la misma línea, el diputado Oscar Aguad opinó que si Argentina sigue adelante con la expropiación, sólo logrará agravar el problema energético y, además, "va a quedar expuesta a las sanciones que la ruptura unilateral de un contrato implica".