Arias Cañete pide que nuevo fondo pesquero apoye objetivos ambiciosos como poner fin a descartes

Actualizado 15/07/2013 19:11:56 CET

Confía en mantener ayudas para Canarias

BRUSELAS, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha defendido este lunes que el nuevo Fondo Europeo Marítimo y de Pesca para el periodo 2014-2020 "tiene que estar dedicado a apoyar los fines de la ambiciosa reforma de la Política Común Pesquera" recientemente aprobada, que obliga a "alcanzar el rendimiento máximo sosteible y la prohibición de los descartes en unos plazos muy exigentes", algo que apoya también la Comisión y otros países como Francia, Reino Unido y Alemania.

"Por este motivo, nos preocupa que algunos pretendan destinar la mayor parte de los fondos a la renovación de la flota o al aumento de la capacidad por vía de la modernización cuando los ciudadanos de la Unión Europea nos recuedan que existen en determinados casos un problema de exceso de capacidad que debemos de solucionar, como España ha hecho en los últimos 15 años reduciendo un 40% su flota", ha defendido Cañete en el debate público con sus homólogos sobre la normativa del nuevo fondo pesquero europeo de ayudas al sector que tratarán de pactar este lunes y que podría estar dotado con unos 7.400 millones en total.

Cañete ha reclamado que "la asignación presupuestaria destinada a la adaptación de flota y a la prohibición de descartes tiene que ser proporcional a la magnitud de los retos asumidos", y por ello ha visto "quizá excesiva la cantidad propuesta a la política marítima integrada, en particular en gestión directa por la Comisión".

El ministro ha reiterado "el apoyo de España" a la reforma política pesquera común, pero ha insistido en que "España es el Estado miembro que más sacrificios ha hecho para llegar a un acuerdo y el que más esfuerzos tendrá que realizar para adaptar su flota, su forma de pescar, el equipamiento de sus barcos y su industria para que esta reforma verdaderamente se produzca en la Unión Europea".

"No es concebible ni aceptable para nosotros una reforma de la Política Común Pesquera sin que un Estado miembro que supone en torno al 20% del total de la pesca de la Unión Europea en términos de empleo, producción, industria y acuicultura no disponga de los medios financieros necesarios para llevarla a cabo", ha reprochado.

Cañete ha insistido en que para España la definición actual de pesca artesanal y costera limitada a buques de menos de 12 metros de eslora "supone una discriminación entre pescadores" que ejerzan la misma actividad pesquera no estén incluidos y seguirá por ello "defendiendo criterios alternativos de marea 24 horas" o la "distancia que pesca el barco del mar territorial" y que se aumente la eslora hasta menos de 15 metros y ha reprochado que la comisaria de Pesca, María Damanaki, no haya presentado "una definición alternativa, obejtiva y transferente".

Los ministros de Pesca de la UE tratarán de llegar este lunes a un acuerdo sobre los criterios de reparto del nuevo fondo, pero no cerrarán cifras, según ha explicado el ministro a su llegada a la reunión.

ESPAÑA NO ACEPTA VARIACIONES "A LA CARTA"

El ministro ha dejado claro que "España no acepta que se introduzcan ahora variaciones a la carta que desequilibran la propuesta beneficiando a unos y no a otros", después de que algunos países con flotas más pequeñas hayan pedido introducir "nuevos criterios" en el reparto más allá de criterios como el tamaño de la flota, el nivel de producción o los derechos históricos, según fuentes diplomáticas.

Arias Cañete también ha saludado en el debate público de esta mañana que "se haya elevado la suma" de ayudas previstas para las regiones ultraperiféricas, pero ha dejado "en supenso" el apoyo de España a la espera de "tener certeza" de que las regiones mantendrán "la misma proporción" que la propuesta inicial.

El Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, la última pieza de la reforma de la Política Pesquera Común que falta por cerrar todavía, podría estar dotado con aproximadamente un total de 7.400 millones de euros, según las últimas cifras que discuten los Estados miembros, más de los 6.500 millones inicialmente propuestos por la Comisión Europea, según han explicado fuentes diplomáticas.

Del fondo total, aproximadamente unos 5.500 millones de euros se destinarían a la gestión compartida y cubrirían ayudas al desguace, las ayudas a las paradas temporales o biológicas de la flota, la modernización de buques, la acuicultura o las ayudas a las regiones ultraperiféricas.

La propuesta original prevé ayudas a las regiones ultraperiféricas en concepto de compensación de 192,5 millones de euros. En la propuesta anterior, el documento preveía un máximo de 5,8 millones de euros de compensación anual para las islas Canarias, 4,3 millones para Azones y Madeira y 4,9 millones para los territorios de ultramar franceses

Aproximadamente otros 900 millones del fondo se destinarían a la Política Marítima Integrada y cubriría ayudas por ejemplo para la habilitación de puertos, la mejora de áreas marítimas, políticas medioambientales o la lucha contra la contaminación.

Los otros aproximadamente 1.000 millones de euros del fondo se destinarían para financiar acuerdos de pesca con terceros y aportaciones en el marco de las organizaciones regionales de pesca.

Por otra parte, el ministro español ha reclamado que la interrupción de pagos al sector sólo se produzcan en base a "evidencias claras y no meras sospechas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies