La Armada argentina reconoce que el submarino sufrió una avería antes de desaparecer

Contador
Ara san juan
WIKIPEDIA
Actualizado 20/11/2017 16:47:41 CET

MAR DEL PLATA (ARGENTINA)/BUENOS AIRES, 20 (Reuters/EP)

El submarino argentino que desapareció en el Atlántico hace cinco días con 44 tripulantes reportó una avería eléctrica mientras realizaba un patrullaje en el sur del país, por lo que se le indicó retornar a su base antes de que se cortaran las comunicaciones, ha informado este lunes un oficial militar.

Gabriel Galeazzi, comandante de la Agrupación de Buques Hidrográficos de la base naval de Mar del Plata adonde pertenece el ARA San Juan, no ha dado más detalles del desperfecto del que informó la nave, a la que buscan intensamente una docena de aviones y barcos en un enorme operativo internacional.

"El buque salió a superficie y comunicó esta avería que había tenido y por eso el comando de la fuerza de submarinos, que era su control en tierra, le dice que cambie la derrota y que venga para Mar del Plata", ha explicado Galeazzi a periodistas.

El oficial ha indicado que es normal que las embarcaciones sufran averías cuando están navegando. "Un buque de guerra tiene un montón de sistemas redundantes, razón por la cual tiene una avería y pasa a otro sistema", ha precisado.

Previamente, un portavoz de la Armada había indicado que las llamadas satelitales detectadas el sábado no provinieron de la nave, como se creía previamente. Las llamadas, breves y que no lograron conectarse, habían generado esperanzas de que los tripulantes estaban vivos y tratando de hacer contacto.

"(Se) investigaron todas las señales en el espectro del área de operaciones", ha declarado Enrique Balbi, portavoz de la Armada argentina. "Si bien existieron siete intentos (de llamadas) en esa frecuencia no se correlacionan, no corresponden al teléfono satelital del submarino San Juan", ha puntualizado.

La compañía de comunicaciones satelitales Iridium Communications Inc informó el domingo de que la última llamada registrada desde su dispositivo en el submarino fue el miércoles 15 de noviembre, el mismo día que se perdió su rastro.

La nave partió de Ushuaia, en el extremo sur del país, rumbo a Mar del Plata, una ciudad costera ubicada a unos 400 kilómetros de la capital argentina. La embarcación debía arribar a su base el domingo o el lunes.

Un persistente temporal que azota desde el fin de semana la zona donde se está desplegando la búsqueda de la nave sigue dificultando este lunes la exploración, tanto en la superficie como debajo del mar.

"Si está en inmersión y no puede ir a superficie y no puede hacer 'snorkel', no puede renovar el aire del ambiente, ahí ya es el siniestro más perjudicial para el submarino", ha explicado Balbi.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, ha llegado este lunes al mediodía a la base de Mar del Plata para reunirse con decenas de familiares de la tripulación que permanecen allí a la espera de noticias. La hermana de Eliana María Krawczyk, la única oficial mujer a bordo del submarino, ha dicho a Reuters que confía en que hallarán con vida a la tripulación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies