Arranca la cumbre de la CELAC con las relaciones entre Cuba y EEUU como telón de fondo

Publicado 28/01/2015 19:34:55CET

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

La III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que se celebra en Costa Rica, ha comenzado este miércoles con el acuerdo para la normalización de las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Cuba como telón de fondo.

Los jefes de Estado de los 33 países miembro de la CELAC, incluido el cubano, Raúl Castro, están reunidos en el recinto ferial de Pedregal, ubicado 15 kilómetros al oeste de la capital costarricense, San José, para abordar el problema de la pobreza.

En el discurso inaugural, el presidente costarricense, Luis Guillermo Solís, ha urgido a promover una agenda regional que reconozca las necesidades de los llamados "países de renta media", según informa el diario local 'Hoy'.

"La pobreza, la exclusión y el débil o insuficiente desarrollo científico y tecnológico resultan frecuentemente disimuladas por esa denominación tan ambigua y que solo atiende a los aspectos macroeconómicos", ha dicho.

Solís ha apelado a "valores como la solidaridad y la fraternidad, que tanto favorecieron y aún favorecen nuestros pueblos originarios", así como "a la convivencia pacífica, que continúan siendo la columna vertebral del orden internacional".

Asimismo, ha abogado por que la CELAC "consolide su relación con otros bloques y países estratégicos" de la región. "Ya se abrieron las puertas y ahora debemos cruzar los umbrales y concretar las agendas que queremos desarrollar con otros mecanismos de coordinación y concertación política".

CUBA-EEUU

Sin embargo, el tema que se espera que centre la atención en esta cita regional es el anuncio simultáneo que Barack Obama y Raúl Castro hicieron el pasado 17 de diciembre para informar al mundo de que, por primera vez en más de cinco décadas, Estados Unidos y Cuba habían llegado a un acuerdo para iniciar el deshielo.

Así, los jefes de Estado y de Gobierno de la CELAC seguramente pidan al unísono a Obama que acelere el fin del embargo impuesto por Estados Unidos sobre Cuba, aunque para ello deba contar con la ayuda del Congreso, dominado ahora por los republicanos.

Castro, de 83 años de edad, cuya asistencia a estas cumbres suele estar en el aire hasta el final, esta vez ha sido el primero en llegar a Costa Rica, donde está desde el martes, según han informado los medios de comunicación locales.