El arzobispo de Kinshasha condena el "salvajismo" del Gobierno al reprimir las protestas

Joseph Kabila
REUTERS / HANDOUT .
Publicado 02/01/2018 21:11:27CET

KINSHASA, 2 Ene. (Reuters/EP) -

El arzobispo de Kinshasa, Laurent Monsengwo, ha condenado el "salvajismo" con el que las fuerzas del Gobierno de Joseph Kabila han reprimido las protestas opositoras, en una escalada verbal de una de las instituciones más poderosas y respetadas de República Democrática del Congo.

Al menos siete personas murieron en las manifestaciones convocadas el domingo en la capital congoleña para protestar contra la permanencia de Kabila en el poder, según la ONU. Un portavoz policial, Pierrot Mwanamputu, ha rebajado a cinco los fallecidos --entre ellos un agente-- y ha subrayado que la represión estaba justificada por tratarse de grupos violentos.

En una poco frecuente comparecencia ante los medios, el cardenal Monsengwo ha acusado a las fuerzas de seguridad de abrir fuego contra manifestantes pacíficos y de irrumpir en lugares de rezo. "No podemos más que denunciar, condenar y estigmatizar las acciones de los supuestos uniformados valientes que, desafortunadamente, no han hecho otra cosa que actos de salvajismo", ha asegurado.

"¿Cómo podemos confiar en líderes incapaces de proteger a la población, de garantizar la paz, la justicia y el amor de su pueblo?", ha planteado el jefe de la Iglesia en República Democrática del Congo.

La Iglesia Católica es una de las pocas instituciones que sigue gozando de credibilidad y representa al 40 por ciento de la ciudadanía que se identifica con esta religión. Sus obispos han denunciado sin tapujos durante años las violaciones de Derechos Humanos que se cometen en el país africano, pero han optado por una posición más neutral tras la polémica prórroga del mandato de Kabila, que teóricamente expiró hace más de un año.

El acuerdo entre distintas facciones políticas permitía a Kabila seguir con la condición de que se celebrasen nuevas elecciones en 2017, algo que finalmente no se produjo. La Comisión Electoral ha admitido públicamente que podría no haber votación hasta diciembre de 2018, lo que ha reavivado las críticas contra el presidente.