El asalto sobre Hodeida solo empeorará la dramática situación de los yemeníes, alertan ONU y ONG

Desplazados internos en Yemen (Archivo)
REUTERS / KHALED ABDULLAH
Publicado 13/06/2018 15:09:55CET

Las organizaciones alertan del riesgo de hambruna si se produce el cierre del puerto, por donde llega principalmente la ayuda

MADRID, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

Mensaje unánime de las agencias de la ONU y de las ONG: el asalto sobre la ciudad de Hodeida, principal puerto de entra de la ayuda humanitaria y de las importaciones comerciales de alimentos y combustible a Yemen, solo contribuirá a deteriorar la ya de por sí grave situación de la población civil en Yemen, donde 22,2 millones de personas necesitan ayuda humanitaria.

En los últimos días Naciones Unidas y las ONG que trabajan en el país asiático, donde la guerra civil ha provocado la mayor crisis humanitaria actual, han venido advirtiendo del impacto que una operación militar sobre Hodeida, controlada por los rebeldes huthis, tendría no solo para las alrededor de 600.000 personas que viven en ella sino para la población del país en su conjunto.

La coordinadora humanitaria de la ONU para Yemen, Lise Grande, previno el viernes de que "un ataque militar o un asedio sobre Hodeida", controlada por los rebeldes huthis, "afectará a cientos de miles de civiles inocentes", estimando que "hasta 250.00 personas podrían perderlo todo, incluso sus vidas".

Finalmente, en la madrugada de este miércoles, las fuerzas leales al Gobierno reconocido internacionalmente con apoyo de las fuerzas de Emiratos Árabes Unidos (EAU) han lanzado el asalto sobre la ciudad, bombardeando posiciones de los huthis en la misma.

"Ha habido más de 30 bombardeos aéreos en 30 minutos esta mañana en torno a la ciudad", ha explicado en un comunicado el director de CARE en Yemen, Jolien Veldwijk. "Algunos civiles están atrapados, otros se han visto forzados a abandonar sus casas", ha precisado. "Pensábamos que no podía empeorar la cosa, pero desgraciadamente nos equivocábamos", ha lamentado.

"Este ataque pone a más personas en riesgo de morir, pero también corre el riesgo de cortar el salvavidas de millones de yemeníes", ha añadido, expresando su temor de que dado que los precios de los bienes básicos se han triplicado "algunas partes de la población puedan experimentar hambruna".

LA HAMBRUNA, UNA POSIBILIDAD REAL

El director de Save the Children en Yemen, Tamer Kirolos, también ha coincidido en que "la hambruna se está convirtiendo en una posibilidad real, con cientos de miles de vidas en riesgo" si el puerto se cierra debido a la operación militar.

Kirolos ha llamado la atención sobre los alrededor de 300.000 niños que se encuentran en Hodeida y que corren el riesgo de "morir o quedar amputados por los combates". "Familias y niños podrían verse atrapados en el fuego cruzado, incapaces de marcharse pero en un grave peligro por las bombas y las balas si se quedan, atrapados fuera del alcance de la ayuda humanitaria o la atención médica".

La directora ejecutiva del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), Henrietta H. Fore, ya había prevenido el martes de las "devastadoras consecuencias" que tendría el asalto sobre Hodeida no solo para los alrededor de 300.000 niños que viven en ella sino para los millones de menores necesitados de ayuda en Yemen y que tienen en el puerto de esta ciudad el "cordón vital" por el que recibirla.

Fore ha puesto el acento en que "la supervivencia de millones de niños en todo Yemen depende de la ayuda humanitaria y de los bienes comerciales que llegan al puerto de Hodeida cada día". Unos once millones de niños necesitan ayuda en el país, escenario de una guerra civil desde marzo de 2015, y "cortar ese cordón vital tendría consecuencias devastadoras para todos y cada uno de ellos".

El director del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para Oriente Próximo, Robert Mardini, ha afirmado que la operación militar "probablemente exacerbará la ya de por sí catastrófica situación humanitaria en Yemen". "Personas reales, familias reales, sufrirán si no llega comida y nos preocupa que las actuales operaciones militares sigan afectando la llegada de bienes esenciales", ha reconocido.

Según ha explicado en un comunicado, "el CICR ha preposicionado comida, suministros médicos, sistemas de potabilización de agua y suministros de saneamiento en Hodeida" pero esta ayuda no puede repartirse a quien la necesita "mientras haya enfrentamientos".

LLAMAMIENTO A LA CONTENCIÓN A LAS PARTES

Así las cosas, el mensaje que han hecho llegar tanto las ONG como la ONU es a la contención. El enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, quien ha estado tratando de negociar sin éxito con los rebeldes huthis y el Gobierno yemení y la coalición militar que le apoya liderada por Arabia Saudí, ha reconocido su "extrema preocupación" por los últimos acontecimientos y "su impacto humanitario y político".

"Estamos en contacto con las partes para evitar una mayor escalada. Les pedimos que muestren contención y se impliquen en los esfuerzos políticos para ahorrar a Hodeida una confrontación militar", ha añadido en un mensaje en Twitter. Según las informaciones publicadas en los últimos días, Griffiths habría ofrecido a los huthis entregar el puerto a la ONU para evitar el asalto de las fuerzas gubernamentales y la coalición.

Mardini también ha hecho un llamamiento en nombre del CICR a las partes a que "respeten la vida de los civiles adoptando toda las medidas posibles para protegerles y para permitir el paso seguro a aquellos que quieran escapar de los combates".

"El ataque sobre Hodeida, como principal puerto de entrada de ayuda en Yemen, multiplicará el horror y la muerte en Yemen", ha advertido por su parte el director de CARE. "Llamamos a todas las partes a contenerse de cualquier actividad militar adicional en o en torno a la ciudad y el puerto", ha reclamado Veldwijk, subrayando que "la población ya está exhausta, hambrienta y no tiene medios para hacer frente a una escalada adicional de la guerra".

Contador