Asesor de la ONU advierte de que se podría haber cometido "genocidio" contra los rohingya en Birmania

Refugiados rohingya en Bangladesh
REUTERS / JORGE SILVA - Archivo
Publicado 13/03/2018 18:48:00CET

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

El asesor especial de la ONU para la prevención del Genocidio, Adama Dieng, ha advertido este martes de que las fuerzas de seguridad birmanas han cometido "crímenes internacionales" en el estado de Rajine en su represión contra los rohingya que podrían constituir genocidio.

Al término de su visita a Bangladesh, donde ha visitado los campos de refugiados rohingya en Cox's Bazar, Dieng ha sostenido que "se han cometido crímenes internacionales en Birmania" en base a las "horribles historias" que le han contado los refugiados.

"Lo que he escuchado y atestiguado en Cox's Bazar es una tragedia humana que lleva las huellas del Gobierno birmano y la comunidad internacional", ha denunciado el asesor de la ONU, lamentando que "la campaña de tierra quemada que lanzaron las fuerzas de seguridad birmanas desde agosto de 2017 contra los rohingya era predecible y prevenible".

Pese a las numerosas advertencias del "riesgo de crímenes atroces", ha añadido, "la comunidad internacional ha enterrado su cabeza en la arena" lo que ha costado "sus vidas, su dignidad y sus hogares" a los rohingya.

Dieng ha subrayado que los rohingya, una minoría musulmana perseguida en Birmania y a los que no se reconoce como ciudadanos, "han sido asesinados, torturados, violados, quemados vivos y humillados solo por ser quien son".

"Toda la información que he recibido indica que la intención de los autores era limpiar el norte de Rajine de su existencia, posiblemente incluso destruir a los rohingya como tales, lo cual, de probarse, constituiría el crimen de genocidio", ha prevenido.

Independientemente de se considera que los crímenes cometidos son crímenes contra la Humanidad o genocidio, ha defendido Dieng, "esto no debería demorar nuestra resolución a actuar y a hacerlo de forma inmediata" porque "se lo debemos a los rohingya".

En este sentido, ha llamado a atajar las "causas en la raíz del problema", subrayando que siguen llegando rohingya a Bangladesh, al tiempo que ha pedido igualmente apoyar a este país en los esfuerzos que está haciendo para acoger al cerca de millón de refugiados rohingya que hay ya en su territorio.

Además, "debe haber rendición de cuentas por los crímenes que se han cometido", ha señalado el asesor de la ONU. "Estoy perplejo por la negación de la comisión generalizada de graves delitos que ha caracterizado la respuesta de las autoridades birmanas", ha reconocido, animando a la comunidad internacional, y en particular al Consejo de Seguridad de la ONU, a "considerar diferentes opciones de rendición de cuentas". "El mundo necesita mostrar que no está dispuesto a tolerar tales actos de barbarie", ha subrayado.

Por último, ha dejado claro que "bajo las condiciones actuales, el regreso a Birmania pondría a los rohingya en riesgo de más crímenes", en referencia al acuerdo firmado por las autoridades birmanas con Bangladesh para el retorno voluntario de los refugiados. Sin embargo, ha remachado, "aceptar el statu quo actual sería una victoria para aquellos planearon los ataques". "No demos aceptar ninguno de estos dos escenarios", ha defendido.