Al Assad confía en pasar a la Historia como "alguien que luchó contra el terrorismo para salvar a su país"

El presidente de Siria, Bashar al Assad
SANA
Publicado 10/06/2018 12:02:57CET

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Siria, Bashar Al Assad, espera quedar reflejado en la Historia como "alguien que luchó contra el terrorismo para salvar a su país", aunque se ha mostrado consciente de que podría no ser así por las "mentiras" que Occidente ha difundido sobre él en estos siete años de guerra civil, según ha defendido en una entrevista concedida al diario británico 'Mail' que ha publicado este domingo la prensa estatal siria.

"Espero que me recuerden como alguien que luchó contra el terrorismo para salvar a su país porque ese era mi deber como presidente", ha contestado, convencido al mismo tiempo de que la versión occidental dará una visión "sesgada": "Contará mentiras, mentiras y mentiras. Las mismas mentiras que hemos escuchado no solo sobre nuestro presente sino también sobre nuestro pasado".

Al Assad ha acusado a los gobiernos occidentales, en concreto a Estados Unidos, Reino Unido, Francia y "sus marionetas en Europa y en la región", de lanzar "una guerra de erosión" contra el Gobierno sirio basada en una campaña de propaganda entre la que ha incluido el ataque químico perpetrado el pasado 7 de abril en la localidad de Duma, en plena ofensiva 'assadista' sobre el enclave rebelde de Ghuta Oriental.

"No hubo ningún ataque. Ahí es donde empieza la mentira", ha señalado. "Cuando liberamos la zona (de 'terroristas') nuestra información confirmó que no había tenido lugar ningún ataque", ha contado. De acuerdo con su relato, periodistas extranjeros, entre ellos "algunos contrarios al Gobierno sirio", pudieron comprobarlo al hablar con los habitantes de Duma.

Al Assad ha achacado esta actitud a la "política colonial" de Occidente. "Los regímenes occidentales, en general, no aceptan que nadie tenga un punto de vista distinto --ningún país, ningún gobierno, ninguna persona--. Y ese ha sido el caso de Siria, que es muy independiente en sus posiciones políticas", ha sostenido.

El mandatario árabe ha restado importancia a las renovadas amenazas occidentales de intervención militar --"no han dejado de amenazar desde que empezó la guerra"-- y ha ratificado su intención de "liberar cada centímetro de Siria al margen de cualquier declaración o acción": "Es nuestro país y es nuestra obligación".

Interrogado sobre la diferencia entre Occidente y sus aliados rusos, Al Assad no ha dudado en calificar a los primeros de "invasores", recordando que tanto Rusia como Irán están en Siria porque su Gobierno les pidió ayuda. Sin embargo, ha subrayado que ni Moscú ni Teherán, por muy importante que sea su apoyo, toman decisiones internas. "Al final la última decisión sobre lo que pasa en Siria es una decisión siria", ha recalcado.

Sobre la continuidad de la guerra civil, ha aseverado que, como "siempre" ha argumentado, se podría haber zanjado en apenas un año pero no fue así por la injerencia occidental y eso ha llevado al país y a toda la región al borde del abismo. En su opinión, "Occidente es el culpable desde el principio".