Al Assad rebaja las expectativas de cara a la reunión en Moscú

El presidente sirio Bashar Al Asad
REUTERS
Actualizado 16/01/2015 18:52:52 CET

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Siria, Bashar al Assad, ha afirmado que la iniciativa rusa para celebrar un encuentro entre el Gobierno y la oposición el 26 de enero no tiene como objetivo abrir un diálogo de paz, sino discutir las bases del mismo, rebajando las expectativas de cara a la esperada reunión.

"No vamos a Rusia a iniciar un diálogo, sino a reunirnos con diferentes personalidades (opositoras) para discutir la base de un diálogo cuando éste empiece: cosas como al unidad de Siria, la lucha antiterrorista y el respaldo al Ejército", ha dicho, en una entrevista concedida al diario checo 'Literarni Noviny'.

La Coalición Nacional de las Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria (CNFORS) --reconocida por Occidente como representante legítimo del pueblo sirio-- ha expresado su negativa a participar en el encuentro, si bien ha recalcado que por el momento las autoridades rusas no le han extendido una invitación para acudir a las mismas.

La coalición aglutina a las principales organizaciones políticas de oposición en el exilio, pero cuenta con escasa implantación sobre el terreno, ya que su brazo armado, el Consejo Militar Supremo, ha quedado eclipsado por el surgimiento de grupos islamistas y yihadistas.

En este sentido, Al Assad ha matizado que "cuando se habla de oposición no se habla de gente que se opone a algo, ya que cualquiera puede oponerse a alto". "La oposición, desde el punto de vista político, es un partido o entidad que tiene representantes en la administración local o en el Parlamento, que puede influenciar a la gente y actuar según los intereses del país, no de las potencias extranjeras", ha dicho.

"Hablamos de personalidades diferentes, algunas son patriotas, otras no tienen influencia y no son representativas, otras son marionetas en manos de Arabia Saudí, Qatar, Francia o Estados Unidos, por lo que no actúan en beneficio del país", ha valorado.

Así, el mandatario ha valorado que "es muy pronto para juzgar el potencia del éxito de este paso", en referencia al encuentro en Moscú, si bien ha subrayado su respaldo a la iniciativa rusa, tal y como ha recogido la agencia estatal siria de noticias, SANA.

"Creemos que debemos ir como Gobierno para escuchar lo que tienen que decir. Si tienen algo útil en favor de los intereses del pueblo y de Siria, seguiremos adelante, si no, no trataremos con ellos de forma seria", ha zanjado.

La guerra en el país ha derivado en una de las mayores catástrofes humanitarias de la historia reciente, con más de 150.00 muertos, 680.000 heridos, 6,5 millones de desplazados internos y 2,5 millones de refugiados, según los datos de la ONU, si bien las cifras podrían ser aún mayores.

En la actualidad, la comunidad internacional ha puesto el foco en la lucha contra el Estado Islámico, lo que ha rebajado la presión contra Al Assad, que ha visto justificada su retórica de lucha antiterrorista para justificar su represión y, si bien muchos países siguen viendo su salida como una prioridad, han desviado sus esfuerzos a luchar contra este grupo, asentado también en Irak.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies