Las lluvias torrenciales en Japón dejan 85 muertos y a más de 1.500 personas completamente incomunicadas

Lluvias torrenciales en Japón 2018
REUTERS / KYODO KYODO
Actualizado 08/07/2018 21:09:04 CET

TOKIO, 8 (EUROPA PRESS)

El número de fallecidos a causa de las lluvias torrenciales de los últimos días en Japón ha aumentado a 85 personas y han provocado una alerta extraordinaria en la localidad de Kurashiki (en el oeste del país), la más afectada por el temporal, donde más de un millar de personas están completamente incomunicadas, según el último balance de la televisión pública nipona, NHK.

El balance oficial correspondiente a las 22.30 del domingo (hora local) incluye seis heridos con pronóstico crítico y 58 desaparecidos. La prefectura de Hiroshima es la más afectada, con 37 fallecidos, seguida por los 21 muertos de Ehime.

La situación en Kurashiki es particularmente grave porque hay un centenar de personas hospitalizadas que se han quedado sin ayuda exterior, la que intentan proporcionar camiones y otros vehículos que luchan por sortear la crecida de las aguas.

Las imágenes de televisión han captado a varias personas, aparentemente pacientes y personal, a la espera de ser rescatados en un balcón del hospital Mabi Memorial, rodeados de vehículos que flotaban a la deriva en aguas cenagosas. Al menos una persona ha sido rescatada en helicóptero de un centro de atención para personas mayores.

De acuerdo con la Agencia Metereológica japonesa, se espera que durante las próximas horas continúen las lluvias en varias zonas ya afectadas.

Las lluvias torrenciales, muy poco comunes para el mes de julio en Japón, han dejado a decenas de personas atrapadas en sus casas. En los medios de comunicación japoneses se han visto imágenes de decenas de vecinos encaramados al tejado de sus viviendas para escapar de las inundaciones.

"Nunca habíamos experimentado este tipo de lluvia antes", ha afirmado un oficial de la agencia meteorológica japonesa durante una conferencia de prensa. "Es una situación extremadamente peligrosa", ha apuntado.

Entre los desaparecidos se encuentra un niño de 9 años que habría quedado atrapado en el interior de su casa, que ha sido afectada por un corrimiento de tierra que ha causado tres muertos.

El Gobierno de Japón ha puesto en marcha un centro de gestión de emergencias en la oficina del primer ministro y ha desplegado más de 54.000 miembros de la Policía, el Ejército y el Departamento Nacional de Bomberos para que se hagan cargo de la situación.

"Todavía hay gente desaparecida y miles que necesitan ayuda, estamos trabajando a contrarreloj", ha asegurado el primer ministro japonés, Shinzo Abe.

En la provincia de Hiroshima, la más afectada, se ha confirmado la muerte de al menos 22 personas y hay 23 desaparecidas, según ha informado la cadena NHK. En la prefectura de Ehime son 18 los muertos y 9 los desaparecidos. También hay fallecidos en Okayama, Hyogo, Kioto, Shiga y Fukuoka.

Más de 4,7 millones de personas han recibido aviso de evacuación de sus hogares mientras la Agencia Meteorológica de Japón mantiene sus advertencias meteorológicas especiales en cuatro prefecturas en el oeste de la mayor isla de Japón, Honshu, instando a la vigilancia contra deslizamientos de tierra, ríos crecientes y fuertes vientos en medio de lluvias de alcance "histórico".

El secretario jefe del Gabinete, Yoshihide Suga, ha confirmado que alrededor de 48.000 policías, bomberos y miembros de las Fuerzas de Autodefensa de Japón respondieron a las solicitudes de ayuda. El Gobierno ha advertido además de que la cifra de fallecidos podría aumentar.

El clima también golpea a la industria. Algunos fabricantes de automóviles han paralizado la producción debido a que la lluvia y las inundaciones han interrumpido las cadenas de suministro y ponen en peligro la seguridad de los trabajadores, dijo la agencia de noticias Kyodo.

La automovilística Mitsubishi Motors Corp ha detenido las operaciones en una planta porque no le han llegado las piezas, según Kyodo. Mazda, por su parte, ha detenido las líneas de producción en dos plantas para que los empleados no tengan que viajar en condiciones peligrosas.

De acuerdo con la Agencia Metereológica japonesa, se espera que durante las próximas horas continúen las lluvias en varias zonas ya afectadas.

Las lluvias torrenciales, muy poco comunes para el mes de julio en Japón, han dejado a decenas de personas atrapadas en sus casas. En los medios de comunicación japoneses se han visto imágenes de decenas de vecinos encaramados al tejado de sus viviendas para escapar de las inundaciones.

"Nunca habíamos experimentado este tipo de lluvia antes", ha afirmado un oficial de la agencia meteorológica japonesa durante una conferencia de prensa. "Es una situación extremadamente peligrosa", ha apuntado.

Entre los desaparecidos se encuentra un niño de 9 años que habría quedado atrapado en el interior de su casa, que ha sido afectada por un corrimiento de tierra que ha causado tres muertos.

El Gobierno de Japón ha puesto en marcha un centro de gestión de emergencias en la oficina del primer ministro y ha desplegado más de 54.000 miembros de la Policía, el Ejército y el Departamento Nacional de Bomberos para que se hagan cargo de la situación.

"Todavía hay gente desaparecida y miles que necesitan ayuda, estamos trabajando a contrarreloj", ha asegurado el primer ministro japonés, Shinzo Abe.

En la provincia de Hiroshima, la más afectada, se ha confirmado la muerte de al menos 22 personas y hay 23 desaparecidas, según ha informado la cadena NHK. En la prefectura de Ehime son 18 los muertos y 9 los desaparecidos. También hay fallecidos en Okayama, Hyogo, Kioto, Shiga y Fukuoka.

Más de 4,7 millones de personas han recibido aviso de evacuación de sus hogares mientras la Agencia Meteorológica de Japón mantiene sus advertencias meteorológicas especiales en cuatro prefecturas en el oeste de la mayor isla de Japón, Honshu, instando a la vigilancia contra deslizamientos de tierra, ríos crecientes y fuertes vientos en medio de lluvias de alcance "histórico".

El secretario jefe del Gabinete, Yoshihide Suga, ha confirmado que alrededor de 48.000 policías, bomberos y miembros de las Fuerzas de Autodefensa de Japón respondieron a las solicitudes de ayuda. El Gobierno ha advertido además de que la cifra de fallecidos podría aumentar.

El clima también golpea a la industria. Algunos fabricantes de automóviles han paralizado la producción debido a que la lluvia y las inundaciones han interrumpido las cadenas de suministro y ponen en peligro la seguridad de los trabajadores, dijo la agencia de noticias Kyodo.

La automovilística Mitsubishi Motors Corp ha detenido las operaciones en una planta porque no le han llegado las piezas, según Kyodo. Mazda, por su parte, ha detenido las líneas de producción en dos plantas para que los empleados no tengan que viajar en condiciones peligrosas.