El aumento de la violencia en el este de RDC dificulta la entrega de ayuda

Soldados de la ONU en la República Democrática del Congo
STRINGER . / REUTERS
Publicado 22/01/2016 14:58:56CET

KINSHASA, 22 Ene. (Reuters/EP) -

El aumento de los secuestros y de la inseguridad general en la provincia de Kivu Norte, en el este de la República Democrática del Congo, durante los últimos meses ha hecho de la entrega de ayuda humanitaria una "tarea hercúlea", ha informado Naciones Unidas este viernes.

La zona este de RDC es muy inestable desde que las guerras de la región entre 1996 y 2003 acabaran con la vida de millones de personas, la mayoría a causa del hambre y de las enfermedades. Docenas de grupos armados continúan abusando de la población local y explotando los depósitos minerales de la región.

La última de las insurrecciones, conocida como M23, fue vencida por el Ejército congoleño y fuerzas de Naciones Unidas a finales de 2013, sin embargo, desde ese momento han aumentado los pequeños grupos armados y las bandas criminales.

"Los secuestros a los voluntarios y civiles y los ataques a los convoyes han aumentado, a menudo han forzado a las organizaciones a abandonar las entregas de ayuda y otras operaciones esenciales y a suspender las actividades por completo", ha denunciado la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA por sus siglas en inglés) a través de un comunicado.

RDC, que ocupa el puesto 176 en el ranking de los 188 países más peligrosos del Índice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas, depende en gran medida de la ayuda procedente de las agencias no gubernamentales y las agencias de la ONU. La OCHA estima que alrededor de 7,5 millones de congoleños necesitarán asistencia humanitaria este año.

Estas declaraciones se han hecho dos días después de que la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) anunciara la suspensión de sus actividades en la ciudad de Mweso, en territorio Masisi en Kivu Norte. Varios asaltantes atacaron uno de sus convoyes y secuestraron a dos de sus miembros el mes pasado.

Los rehenes fueron liberados pocos días después pero la organización ha denunciado que todavía no se han puesto en marcha nuevas medidas para garantizar la seguridad de sus trabajadores en la región. MSF ha proporcionado tratamiento médico a 176.000 pacientes durante 2015.

Al menos 175 personas han sido secuestradas en el este de RDC para después pedir rescate durante 2015, según un informe publicado por Human Rigths Watch.

La organización ha asegurado que la mayoría de los secuestros parecen haber sido organizados por miembros, antiguos y actuales, de los grupos armados, algunos de los cuales han abandonado los campamentos de desmovilización gestionados por el Gobierno.

La mayoría de los secuestrados, que incluía a trabajadores humanitarios, trabajadores de la ONU y residentes locales, fueron liberados después de que se pagara su rescate, añade el informe.