Australia confirma que entregó el domingo a Sri Lanka un barco con 41 solicitantes de asilo

Publicado 07/07/2014 7:53:33CET

MADRID, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Inmigración de Australia, Scott Morrison, ha reconocido este lunes que las autoridades del país entregaron el domingo a Sri Lanka un barco en el que viajaban 41 solicitantes de asilo, si bien no se ha pronunciado sobre una segunda embarcación en la que viajaban otras 150 personas.

"Todas las personas interceptadas y devueltas fueron sometidas a un proceso de monitorización", ha relatado, según ha informado la cadena de televisión británica BBC. Asimismo, ha asegurado que sólo una persona tenía un caso que podría haberle garantizado el asilo, si bien decidió volver a Sri Lanka con el resto de los pasajeros.

El viernes, Naciones Unidas reprochó a Australia que no tramite adecuadamente las solicitudes de asilo de los tamiles ceilandeses y expresó su "profunda preocupación" tras la devolución de un grupo de solicitantes de asilo tamiles a Sri Lanka.

En los últimos días, la Guardia de Fronteras de Australia ha interceptado en aguas del Índico dos barcos que transportaban a más de 200 tamiles en busca de asilo, procedentes de Sri Lanka. Según han informado medios australianos, muchos ya han sido devueltos a su país y otros lo serán en los próximos días.

Las autoridades de Sri Lanka han dado explicaciones confusas sobre si su Marina ha estado involucrada en el caso. El portavoz del Gobierno de Sri Lanka, Keheliya Rambukwella, confirmó el jueves que la Marina había accedido a aceptar a los solicitantes de asilo pero cambió de opinión tras las preguntas de los periodistas. Otras fuentes del Gobierno han asegurado que la Marina recibirá un barco con solicitantes de asilo repatriados por sus homólogos australianos.

El primer ministro australiano, Tony Abbott, conocido por su dura postura sobre el asilo político, no ha hecho ningún comentario aunque no ha ocultado que los barcos han regresado a su país de origen. "Sri Lanka no es una sociedad ideal pero está en paz", ha matizado Abbott.

El director ejecutivo del Consejo de Refugiados de Australia, Paul Power, ha incidido en que "para los buscadores de asilo, esto es una cuestión de vida o muerte, particularmente en Sri Lanka, que tiene una larga historia de violencia política en una escala inimaginable para los australianos". Las leyes internacionales y la Convención de Refugiados consideran una violación de los Derechos Humanos que se obligue a los buscadores de asilo a regresar a su país sin investigar sus denuncias.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) expresó su "profunda preocupación los recientes acontecimientos", que han conocido a través de los medios y de la comunidad tamil, ya que no tienen confirmación oficial de lo ocurrido. "La ley internacional prescribe que ningún individuo puede ser devuelto de manera involuntaria al país en el que ha sufrido miedo o persecución", dijo ACNUR en un comunicado.

La postura del Gobierno australiano y su dura política de inmigración han despertado las críticas de la sociedad australiana. Sri Lanka también ha recibido fuertes presiones por parte de los grupos de Derechos Humanos y de Occidente por supuestas violaciones de los Derechos Humanos durante la fase final de la guerra contra los separatistas tamiles, que terminó en 2009.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies