Las autoridades electorales confirman los resultados de las legislativas en Kosovo

Actualizado 27/06/2014 6:41:56 CET

PRISTINA, 27 Jun. (Reuters/EP) -

   Las autoridades electorales de Kosovo han confirmado este jueves los resultados de las elecciones legislativas celebradas el 8 de junio, una decisión que allana el camino para resolver la crisis constitucional que atraviesa el país y formar un nuevo Gobierno.

   En caso de que ningún partido apele los resultados durante las próximas 24 horas, el Parlamento tendrá que reunirse en los próximos 30 días. A partir de ahí el primer ministro designado tendrá 15 días para formar un nuevo Gobierno que cuente con el respaldo de la mayoría del organismo.

   Sin embargo, ahí es donde radica el problema, ya que la presidenta, Atifete Jahjaga, ha solicitado al Tribunal Constitucional que determine a quién debe delegar el mandato para crear gobierno, y qué ocurriría en caso de que el candidato no lo haga.

   El Partido Democrático de Kosovo (PDK) del actual primer ministro, Hashim Thaçi, se impuso en las elecciones con el 30 por ciento de los votos y 27 de los 120 escaños del Parlamento.

   Sin embargo, los partidos opositores han unido fuerzas para impedir que acceda al poder, lo que ha provocado una disputa entre ambas partes sobre cómo interpretar la Constitución. Así, Thaçi argumenta que sólo el PDK tiene derecho a formar gobierno, mientras que la oposición mantiene que únicamente cuenta con los votos.

   La Liga Democrática de Kosovo (LDK) quedó en segundo lugar con 30 escaños, por delante de Vetevendosje (Autodeterminación), con 16; Alianza por el Futuro de Kosovo (AFK), con 11; y el NISMA, con seis. Las minorías étnicas cuentan con otros 20 escaños.

   Al parco de oposición se han unido la LDK, la AFK y el NISMA, mientras que el Vetevendosje ha asegurado que les mostrará su respaldo, creando así una mayoría parlamentaria.

   El candidato del bloqueo opositor es el líder de la AFK, Ramush Haradinaj, un excomandante guerrillero acusado y absuelto en dos ocasiones de los cargos de crímenes de guerra por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY).

   Kosovo es uno de los países más pobres de Europa, con un tercio de su población en paro y con la corrupción como una de las principales preocupaciones. Estas elecciones han sido convocadas de forma anticipada después de que el pasado mes de mayo se disolviese el Parlamento al impedir que se votase la creación de un ejército, una propuesta que estaba respaldada por Thaçi.

   La propuesta de Thaçi contemplaba la creación de un ejército con 5.000 militares en activo y 3.000 reservistas para un país con una población de 1,8 millones de personas y con fronteras con Serbia, Albania, Montenegro y Macedonia.

   Desde su declaración de independencia en 2008, Kosovo no ha podido incorporarse a la Organización de Naciones Unidas por la oposición de Rusia, tradicional aliado de Serbia y país con derecho a veto como miembro permanente del Consejo de Seguridad.

   Aunque Serbia no reconoce la soberanía de Kosovo, las relaciones entre los dos países han mejorado en el último año gracias al acuerdo alcanzado con la mediación de la Unión Europea.