Bachelet pide que no se haga "mal uso" de los organismos internacionales sobre disputas entre países

MICHELLE BACHELET
REUTERS
Publicado 30/03/2017 2:22:15CET

MADRID, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, ha pedido este miércoles ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas que no se deje que se haga "mal uso" de los organismos internacionales, ni de los mecanismos creados por la ONU, para abordar las diferencias entre países, en referencia a la tensión existente entre Chile y Bolivia.

"Todos somos responsables de asegurar que el sistema internacional funcione como es debido", ha asegurado la mandataria chilena, según declaraciones recogidas por el diario 'El Mercurio'.

En este contexto, Bachelet ha asegurado que "un elemento fundamental" es el principio de adhesión al Derecho internacional, "lo que incluye el respeto a los tratados y el no hacer mal uso de los mecanismos o instituciones que se hayan diseñado para resolver las diferencias".

El pasado mes de septiembre, el Gobierno de Evo Morales acusó a Chile de haber cometido prácticas racistas y discriminatorias contra los camioneros bolivianos que cruzan al territorio chileno para llegar a puertos del Pacífico.

La detención de nueve funcionarios --siete empleados de la Aduana y dos militares-- en los últimos días en la frontera común mientras realizaban tareas relacionadas con la lucha contra el contrabando, y la negativa del Ministerio de Exteriores de Chile a entregar el visado al ministro de Defensa boliviano para visitar a los detenidos ha provocado que aumente la tensión entre los dos países, implicados ya en varias disputas territoriales.

El principal conflicto territorial se remonta a 1879, cuando Bolivia perdió su salida al Pacífico en la guerra que mantuvo con Chile, que culminó con el Tratado de Paz y Amistad de 1904, sobre el derecho de libre tránsito de mercancías bolivianas hacia y desde puertos en este océano.

Chile asegura que con el acuerdo de paz --que fue ratificado por ambos parlamentos 20 años después-- se establecen las fronteras, también las marítimas, de las naciones combatientes, por lo que no ha lugar a ninguna disputa territorial.

Bolivia argumenta que el acuerdo de paz es "injusto, incumplido e impuesto" y ha rechazado la intangibilidad de los tratados internacionales, recordando que Estados Unidos se avino a superar el firmado en 1903 con Panamá.

En un intento por destrabar el conflicto bilateral, el Gobierno de Morales firmó en 2006 un agenda de 13 puntos para iniciar las negociaciones sobre la salida marítima para Bolivia con el Ejecutivo chileno, entonces también encabezado por Bachelet.

No obstante, el diálogo nunca llegó a iniciarse, más allá de las reuniones de trabajo, por lo que finalmente el 24 de abril de 2013 el Gobierno boliviano presentó una demanda en la CIJ para exigir su salida al mar a Chile.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies