Bahréin detiene a 116 miembros de un grupo armado presuntamente vinculado a Irán

Policía en Bahréin
REUTERS / HAMAD I MOHAMMED
Publicado 03/03/2018 17:25:38CET

DUBAI, 3 Mar. (Reuters/EP) -

Las autoridades de Bahréin han informado de la detención de 116 miembros de una "red armada" creada y respaldada por la Guardia Revolucionaria de Irán y que habría perpetrado atentados contra las fuerzas de seguridad y cargos públicos.

El comunicado del Ministerio del Interior explica que se han localizado varios lugares utilizados para la fabricación y almacenamiento de explosivos para ser utilizados en "atentados
terroristas".

"Las investigaciones han revelado que los presuntos terroristas pertenecían a una red formada y apoyada por la Guardia Revolucionaria iraní", señala el comunicado. "La red planeaba atentar contra cargos bahreiníes, miembros de las autoridades de la seguridad e instalaciones petroleras vitales con el objetivo de perturbar la seguridad pública y dañar la economía nacional", sostiene.

Un total de 48 de los 116 detenidos fueron entrenados por la Guardia Revolucionaria en instalaciones de Irán o en filiales en Irak o Líbano, según el Gobierno bahreiní.

En la operación se han incautado explosivos, armas automáticas, pistolas y bombas magnéticas y granadas, explica el comunicado de Interior.

LAS PROTESTAS PRODEMOCRÁTICAS

Bahréin, aliado de Estados Unidos y las monarquías del Golfo, ha reprimido violentamente las protestas prodemocráticas registradas en su territorio desde 2011. Las autoridades atribuyen estas movilizaciones a la influencia de Irán, que niega cualquier implicación.

En respuesta a las protestas, las autoridades impusieron la Ley de Seguridad Nacional en marzo de 2011, lo que conllevó la entrada de tropas saudíes y emiratíes en el país para aplastar la revuelta.

La oposición ha denunciado en reiteradas ocasiones las medidas violentas utilizadas por las fuerzas de seguridad y ha afirmado que han fallecido más de 80 personas desde el inicio de las protestas, la mayoría de ellas por inhalación de gases lacrimógenos y atropellos de vehículos policiales.

Desde el inicio de las manifestaciones, cientos de personas han sido condenadas a penas de cárcel por su presunta pertenencia a organizaciones terroristas, así como por participar en manifestaciones o disturbios.