El balance de muertos en el terremoto en Papúa Nueva Guinea sube a 31 y puede seguir aumentando

Los residentes utilizan palas para encontrar víctimas mortales
REUTERS / SOCIAL MEDIA
Publicado 01/03/2018 13:53:32CET

SIDNEY, 1 Mar. (Reuters/EP) -

El balance de víctimas mortales tras el terremoto más fuerte registrado en casi un siglo en el interior de Papúa Nueva Guinea ha subido a 31 personas y, probablemente, seguirá ascendiendo, según han dicho las autoridades este jueves. Los daños en carreteras y líneas telefónicas están ralentizando los esfuerzos de rescate.

Algunas aldeas de la provincia de las Tierras Altas del Sur, cercanas al epicentro del terremoto de 7,5 puntos que se produjo el pasado lunes, han resultado enterradas. En ellas ha habido 13 muertos, según James Justin, un investigador del Ministerio de Petróleo y Energía del país.

La mayor parte del resto de las muertes confirmadas se han producido en las ciudades de Mendi y Tari o en los alrededores. Estas ciudades se encuentran a 40 kilómetros del epicentro y, en ellas, la población continúa sintiendo las réplicas del temblor. Hay quien ha dormido en los patios por temor a que sus hogares se derrumbaran durante la noche.

"Tari está completamente cerrada", ha declarado Mark Mendai, el jefe de la Autoridad de Desarrollo del distrito. "Todos los tanques de agua se han derrumbado y, en este momento, la gente está sufriendo la falta de agua limpia, todos los ríos están sucios", ha explicado Mendai. "Las oficinas del distrito están destrozadas y todas las carreteras que llevan a Tari tienen grietas, lo que bloquea el paso del tráfico", ha manifestado el funcionario.

Un portavoz del Centro Nacional de Desastres ha confesado que todavía no se ha terminado la evaluación preliminar de los daños tras el terremoto.

Por su parte, Australia ha prometido proporcionar lonas impermeables, tabletas de purificación de agua y contenedores de agua y ha enviado un avión de transporte militar C-130 para ayudar con la vigilancia aérea. Las imágenes tomadas muestran edificios derruidos en Mendi y a los residentes tratando de despejar los restos de los corrimientos de tierra con palas.

El terremoto ha provocado el cierre del mayor aeródromo de la ciudad de Komo, construido para proporcionar suministros a las instalaciones de la corporación Exxon Mobil situadas en las regiones más remotas, aunque se han podido acceder a algunas pistas de aterrizaje y la Asociación de la Misión Aviación (MAF) las ha utilizado para evacuar a cuatro personas y transportalas a Monte Hagen, una de las ciudades más grandes del país.

"Mientras volábamos y fotografiábamos todo lo que veíamos, hemos lanzado plegarias por todos aquellos que se encontraban en esas zonas y que han sido afectados", ha declarado Connie-Lou Aebischer, de la MAF. "La mayoría de los corrimientos de tierra parecían haberse producido en regiones montañosas que no están pobladas o que solo lo están puntualmente, el único punto positivo de esta inestabilidad sobre el terreno", ha añadido.