La batalla de Hodeida se intensifica pese a los esfuerzos de la ONU para pacificar la ciudad yemení

Puerto de Hodeida
REUTERS / ABDULJABBAR ZEYAD
Publicado 10/06/2018 12:44:15CET

ADÉN, 10 Jun. (Reuters/EP) -

Los enfrentamientos entre la coalición internacional liderada por Arabia Saudí, que apoya al Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi, y los rebeldes huthis en Hodeida han aumentado durante el fin de semana, a pesar de los esfuerzos de Naciones Unidas para negociar un alto el fuego que permita mantener activo este importante puerto del sur de Yemen.

Los combates estallaron el viernes y han continuado durante el sábado y el domingo en Al Durayhmi, una zona rural ubicada a tan solo diez kilómetros de Hodeida donde se encuentran en estos momentos las tropas de Emiratos Árabes Unidos, y en Bayt al Faqih, según fuentes militares.

Las mismas fuentes han precisado que los aviones y los barcos de guerra de la alianza árabe han atacado objetivos de los insurgentes chiíes en los dos últimos días, si bien no han precisado cuáles ni si han dejado bajas entre los huthis o la población civil.

Un ataque o un bloqueo militar al puerto de Hodeida podría suponer la pérdida de 250.000 vidas, de acuerdo con cálculos de Naciones Unidas. Esta base del mar Rojo abastece a ocho millones de yemeníes, ya que por ahí pasan la mayoría de las importaciones y de los suministros humanitarios.

El enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, lleva semanas intentando convencer a los huthis de que cedan el control del puerto de Hodeida a la organización internacional para evitar dicho escenario. De momento, no ha tenido éxito.

Este sería uno de los puntos clave de un plan de paz en el que Griffiths propone a los rebeldes chiíes que entreguen también sus misiles a cambio de que la coalición internacional cese la campaña de ataques aéreos y de un gobierno de transición, según han contado a Reuters fuentes conocedoras del tema.

Iniciativas anteriores de Naciones Unidas para pacificar Yemen han descarrilado, lo que ha desatado una crisis humanitaria en la que ya era la nación más pobre del Golfo antes de que comenzara la guerra civil, hace tres años. Desde entonces, más de 10.000 personas han muerto y tres millones se han visto desplazadas, alerta la ONU.