El asalto a un café armenio por ultranacionalistas de origen turco obliga a reforzar la seguridad en Bruse

Actualizado 22/10/2007 21:03:05 CET

BRUSELAS, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de la comuna de Saint-Josse, Jean Demannez, anunció hoy un refuerzo policial en dicho barrio bruselense para impedir disturbios como los que ayer protagonizaron varias decenas de ultranacionalistas de origen turco que destrozaron y saquearon una cafetería propiedad de un iraquí con raíces armenias.

Según explicó, más policías de lo normal velarán por la seguridad del barrio durante una semana para impedir todo conato de violencia. Asimismo, prepara una orden para prohibir todas las manifestaciones en la comuna, según el diario belga 'Le Soir'.

"No es normal tener que limitar las libertades individuales por grupos que manifiestan las dificultades de otros países. Nuestra comuna no es el Waterloo de mañana", afirmó en alusión a la histórica batalla en el sur de Inglaterra.

A juicio de Demannez, los incidentes de ayer fueron perpetrados por "grupos nacionalistas" que se unieron a una manifestación contra los recientes ataques en el sureste de Turquía --donde ayer perecieron 32 guerrilleros kurdos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y 12 soldados turcos-- y para denunciar el proyecto legislativo aprobado por la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes (Cámara Baja estadounidense) que reconocía como genocidio la masacre de armenios a manos de los turcos a la caída del Imperio Otomano.

"Son grupos nacionalistas los que están en el origen de los disturbios. En la comuna de Saint-Josse, los vecinos turcos y kurdos dialogan entre sí, las familias frecuentemente son multiraciales", agregó el burgomaestre.

El alcalde del barrio -donde conviven 153 nacionalidades y que ya vivió un incidente violento la madrugada de 2 de abril después de que varios kurdos se manifestaran contra la comunidad turca para protestar por el incendio provocado de uno de sus centros culturales-- ha propuesto mediar entre las comunidades.

"Vamos a crear un centro intercomunitario consultativo que podrá proponer iniciativas para impulsar un debate", explicó el alcalde, quien no obstante advirtió de que "hará falta un esfuerzo de integración y de cambio en las mentalidades culturales". "Los ciudadanos de origen extranjero no podrán exportar siempre los conflictos en sus países de origen", concluyó.

LOS INCIDENTES

Un centenar de ciudadanos de origen turco se congregaron ayer a las 22.00 horas frente a la Embajada de Estados Unidos en la capital belga para denunciar la proposición de ley de la Cámara baja del Congreso estadounidense que califica de genocidio la masacre de armenios en 1915 y los años siguientes.

Alrededor de la una de la madrugada, varias decenas de ultranacionalistas que habían participado en la manifestación arrojaron piedras contra el escaparate acristalado del café 'Jardin de Babylone' al que posteriormente saquearon. Se trata de una cafetería propiedad de un iraquí de origen armenio en Saint-Josse, próximo a la sede de las instituciones comunitarias.

Según el diario 'La Libre Belgique', a pesar de que un agente de policía resultó herido en la intervención policial para dispersar a los manifestantes, no se produjo ninguna detención.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies