El juzgado que investiga el asesinato de dos niñas en Lieja mantiene la prisión para el principal sospechoso

Actualizado 04/08/2006 18:42:50 CET

BRUSELAS, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

El tribunal de Lieja que investiga el secuestro y asesinato el pasado mes de junio de Nathalie Mahy (10 años) y de su hermanastra Stacy Lemmens (7 años), y la violación de Nathalie, amplió hoy la prisión preventiva para el principal sospechoso, Abdallah Ait Oud, durante un mes más, informaron medios locales.

De esta manera, el sospechoso deberá comparecer ante el juez dentro de 15 días, y mientras tanto permanecerá en prisión como pidió la fiscal Anne Bourgignont en su comparecencia de este viernes.

La defensa de Abdallah Ait Oud recurrirá la decisión por "voluntad de mi cliente, que refuta las acusaciones que pesan contra él", declaró Jean-Dominique Franchimont, que precisó además que, "aunque hay indicios de culpabilidad, aún existen sombras en este caso".

Según el letrado, la investigación "se centró demasiado rápido en mi cliente", que denuncia las condiciones en las que se produjo su detención y que niega los hechos que le imputan. "A diferencia de en otras ocasiones, mi cliente sigue manteniendo su inocencia", recordó la defensa, "y eso que cada vez es interrogado con más elementos que podrían confundirle".

Abdallah Ait Oud, de 38 años, es el único imputado del secuestro y asesinato de Stacy y Nathalie y de la violación de esta última y permanece en prisión desde que se entregó a la justicia después de saberse buscado cuatro días después de que ocurrieran los hechos.

Ait Oud fue considerado sospechoso casi de inmediato debido a su presencia en el lugar de donde desaparecieron las niñas, constatada por un testigo, y a sus dos condenas anteriores por abusos y violación de menores. Además, también le señalan varios elementos de la investigación, como algunas fibras encontradas en la zona donde aparecieron las menores y en la ropa del acusado.

Stacy y Nathalie desaparecieron la noche del 9 al 10 de junio durante las fiestas de un barrio deprimido de la localidad de Lieja, al este de Bélgica. Sus cuerpos sin vida fueron encontrados tres semanas más tarde en la misma zona. Este nuevo caso de pedofilia y asesinato ha sacudido a la opinión pública belga, que aún recuerda el caso de Marc Dutroux hace 10 años.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies