Berlusconi apela al Partido Democrático a apoyar al centro-derecha en la formación de gobierno

El líder del partido Forza Italia, Silvio Berlusconi
REUTERS / MASSIMO PINCA - Archivo
Publicado 12/03/2018 12:22:48CET

MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi ha defendido este lunes que el Partido Democrático (PD) debería apoyar al centro-derecha para que pueda formar gobierno tras las elecciones celebradas el pasado 4 de marzo en Italia, recordando que el presidente del país, Sergio Mattarella, ha apelado a la responsabilidad de todas las fuerzas políticas.

"Los italianos han decidido dar una mayoría al centro-derecha, pero también no asignar a ningún partido o coalición la fuerza para gobernar sola", ha subrayado Berlusconi en una entrevista concedida al diario 'La Stampa'.

Esto, ha añadido el líder de Forza Italia, significa que "el centro-derecha tiene derecho pero sobre todo el deber de dirigir el próximo gobierno" y que "nadie" entre el resto de partidos que han recibido un apoyo "importante de los electores", "puede pensar no hacerse cargo de la necesidad de que el país sea gobernado".

El Movimiento 5 Estrellas fue la fuerza más votada en los comicios, pero no alcanzó el 40 por ciento necesario para gobernar, cifra que tampoco alcanzó la coalición de centro-derecha. Así pues, cualquiera de los dos deben buscar aliados, si bien el Partido Democrático por boca de su candidato Matteo Renzi, se ha descartado y ha asegurado que pasará a la oposición, aunque el antiguo primer ministro ya ha adelantado que dejará el liderazgo de la formación.

Berlusconi ha excluido de forma rotunda que el M5S se pueda aliar con la Liga, la fuerza más votada dentro del centro-derecha. "Lo excluyo de la forma más absoluta. Me fío de (Matteo) Salvini en el plano de la lealtad y de la inteligencia política", ha afirmado, en referencia al líder de la Liga.

También ha descartado la posibilidad de nuevas elecciones. "Serían al mismo tiempo una pésima señal para la democracia y una vía probablemente no resolutiva", ha valorado. Según él, "sería mucho mejor perder unas semanas para lograr un buen gobierno, si es posible, que meses en una nueva campaña electoral".

En este sentido, ha descartado la posibilidad de que el primer ministro saliente, Paolo Gentiloni, siga en el cargo mientras se aprueba una nueva ley electoral, visto que la actual, aprobada en 2017, no ha ofrecido un resultado que garantice la gobernalidad del país. "No veo ninguna posibilidad, con estas cifras parlamentarias y con esta situación en el país, de hacer una ley electoral mejor", ha opinado el veterano político.

"La votación ha dicho con claridad que hoy en día no hay una mayoría política entre los directores. No puede ser la ley electoral la que la cree, a menos que queramos agravar aún más el alejamiento entre los ciudadanos y la clase dirigente en el país", ha prevenido Berlusconi.

Por otra parte, el líder de Forza Italia ha defendido el derecho del líder de la Liga, Matteo Salvini, de ser primer ministro e intentar formar gobierno, toda vez que su partido fue el más votado dentro de la coalición de centro-derecha y ha prometido que desde su partido le ofrecerán una "colaboración leal".

En este sentido, frente a quienes hablan de una futura convergencia entre Forza Italia y la Liga, Berlusconi se muestra rotundo: "Nuestro futuro se llama simplemente Forza Italia". El antiguo primer ministro ha insistido en que el futuro de su partido es distinto del de la Liga aunque sean "aliados" ya que tienen una "historia distinta, un lenguaje distinto y valores distintos".

En todo caso, Berlusconi ha considerado que su partido se ha visto fuertemente penalizado" por el hecho de que él no haya podido ser candidato, puesto que pesa sobre él una inhabilitación para ocupar cargos públicos a raíz de una condena por evasión fiscal en 2013 y que estará vigente hasta 2019.