Berlusconi asegura que ha "bromeado" con algunos ancianos

Actualizado 10/05/2014 8:38:51 CET

MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

   El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi ha asegurado este viernes que su primer día de servicios sociales en un centro de personas afectadas con Alzheimer ha ido "bien" y ha relatado que ha "bromeado" con los internos y "hablado" sobre el AC Milan, su equipo de fútbol.

   Berlusconi ha abandonado el centro milanés de ancianos afectados con Alzheimer después de cuatro horas, tras las que ha asegurado que la jornada ha ido "bien" aunque no ha realizado declaraciones ante la multitud de periodistas que se agolpaban para captar las imágenes de 'Il Cavaliere'.

   Poco después, el ex primer ministro ha concedido una entrevista en televisión en la que ha vuelto a denunciar ser víctima de "una sentencia política infundada", en relación a la condena por el 'caso Mediaset', ante la que ha presentado un recurso ante el Tribunal de Estrasburgo.

   "He hecho muchas bromas, hemos hablado mucho del Milan y la próxima vez incluso llevaré relojes del Milan", ha asegurado Berlusconi. El líder de Forza Italia ha definido como "intensísimas" las horas que ha permanecido haciendo servicios sociales, aunque ha reconocido haber causado molestias a los ancianos por el despliegue de medios.

   "Me he puesto a disposición --del centro--, no sé si querrán aprovechar mi experiencia", ha afirmado Berlusconi en referencia a su papel como empresario, según ha informado el diario italiano 'La Repubblica'.

ELUDIR LA CÁRCEL

   El pasado 15 de abril el Tribunal de Vigilancia de Milán autorizó a Berlusconi a realizar un año de servicios sociales acudiendo un día por semana a trabajar como voluntario en una residencia de ancianos, para eludir así el año de prisión que debía cumplir por su condena por el caso Mediaset.

   Berlusconi fue condenado en el caso Mediaset por haber inflado el precio de las películas estadounidenses adquiridas por su grupo empresarial, para poder evadir al fisco y desviar los ingresos a cuentas en el extranjero.

   En octubre de 2012, el Tribunal de Milán le condenó a cuatro años de prisión y cinco de inhabilitación pero la pena quedó reducida a un año de cárcel por la aplicación de la denominada Ley del Indulto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies