Berlusconi supera sin problemas la moción de confianza

 

Berlusconi supera sin problemas la moción de confianza

Silvio Berlusconi
© MAX ROSSI / REUTERS
Actualizado 29/09/2010 22:58:24 CET

ROMA, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha superado esta tarde sin problemas la moción de confianza a la que se había sometido ante la Cámara de los Diputados con el fin de comprobar si su Gobierno contaba con suficiente respaldo parlamentario tras su ruptura con Gianfranco Fini.

Finalmente, Berlusconi consiguió 342 votos a favor y 275 en contra, después de que el grupo de diputados que han seguido a Fini tras su expulsión del Pueblo de la Libertad y han creado el nuevo partido Futuro y Libertad, haya optado por respaldar al actual gobierno. En contra han votado, además del Partido Democrático e Italia de los Valores (IDV), la Unión de Demócratas Cristianos y de Centro (UDC), de Pierferdinando Cassini, antiguo aliado de 'Il Cavaliere'. Además, ha habido tres abstenciones.

Berlusconi deberá pasar mañana el mismo proceso en el Senado, donde, tras el resultado de la votación de hoy, se da por descontado que superará la moción de confianza ya que el Pueblo de la Libertad y sus aliados de la Liga Norte cuentan con los 161 votos necesarios, a los que se prevé que se sumen los diez de los 'finianos'.

El primer ministro, que abandonó la cámara antes de que se celebrara la votación, había defendido esta mañana la necesidad de que su gobierno se mantuviera porque no había "otra alternativa" y porque el país necesita estabilidad en estos momentos de crisis. "Hago un llamamiento a todos los moderados y a todos los reformistas, es un llamamiento que hago también a las fuerzas más responsables de la oposición: valorad nuestro programa", había sido su mensaje.

Berlusconi hizo esta mañana una intervención inicial, de casi una hora, en la que avanzó sus planes de reforma y defendió los logros de sus dos años de Gobierno. Posteriormente, los distintos partidos expresaron su opinión respecto a lo dicho por el 'premier', sin grandes sorpresas, salvo los 'finianos', que tras escucharle anunciaron que darían el 'sí' esta tarde.

LOS 'FINIANOS', CLAVE

En la victoria de Berlusconi han sido clave los 34 votos a favor de Futuro y Libertad y los cuatro del Movimiento por la Autonomía (MAP) de Raffaele Lombardo --uno de los diputados no votó--, ya que sin ellos, el Gobierno no habría alcanzado los 316 votos necesarios --finalmente fueron 342-- y se habría quedado en 305. De hecho, los 'finianos' no han tardado en colgarse la medalla y uno de sus miembros, Carmelo Briguglio, ha destacado que "el resultado del voto ha dicho a los italianos que sin Futuro y Libertad no seguiría existiendo este Gobierno".

También parece verlo así el líder de la Liga Norte y ministro de Reformas, Umberto Bossi, que tras el voto ha reconocido que "los números son limitados y el camino es estrecho". "En la vida es mejor tomar el camino maestro y el camino maestro eran las elecciones", ha insistido el líder derechista, reconociendo que "Berlusconi no lo ha querido y ahora estamos en este punto".

El debate previo a la votación había sido acalorado, sobre todo por el hecho de que en las últimas horas algunos diputados de la UDC habían expresado su intención de respaldar al Gobierno y por el respaldo final de los partidarios de Fini. A este respecto, Berlusconi denunció que "es paradójico que cuando alguno de los parlamentarios electos en las filas del PDL se pasa a otro partido sea éticamente válido (...) y cuando ocurre lo contrario si hable de mercado futbolístico". "Es inaceptable", añadió, asegurando que su partido no ha hecho "ninguna compraventa".

Igualmente, tuvo palabras de reproche hacia la oposición. "Un gran partido de centro como es la UDC y un gran partido democrático como el PD tienen el deber político y moral de dar una respuesta a la altura de la gravedad" de la situación, había opinado 'Il Cavaliere'. "Si hacen prevalecer la táctica sobre la responsabilidad nacional, menospreciarán la gran labor de una oposición democrática", opinó, ante los planes de ambos partidos de votar en contra.

"VIOLADOR DE LA DEMOCRACIA"

Sin duda, la intervención más dura fue la del líder de IDV, Antonio di Pietro, al que Fini, como presidente de la Cámara de Diputados, tuvo que llamar al orden y que provocó que algunos parlamentarios del PDL abandonaran la sala, mientras el propio Berlusconi hacía gestos indicando que estaba loco. Di Pietro tachó a 'Il Cavaliere' de "violador de la democracia" y de "inventor de una corrupción de nuevo cuño".

Asimismo, le acusó de hacer girar la política del país en torno suyo y de no asumir nunca la responsabilidad. "No puede ser siempre culpa del enemigo: los comunistas, la oposición, los gitanos, el Tribunal Constitucional", subrayó el líder de IDV. "¿Cuántos años quiere gobernar para que sea culpa suya?", preguntó al primer ministro, asegurando que en el día de hoy "se abre una nueva página".

Por su parte, el líder del principal partido opositor, Pier Luigi Bersani, consideró que en el discurso de Berlusconi no se había hablado de la "verdadera Italia". El líder del Partido Democrático subrayó que "los italianos están descontentos, las tensiones sociales se agudizan, y tenemos un Gobierno que a menudo enciende los fuegos en lugar de apagarlos". "¿Cómo hacemos para tomarnos en serio un discurso débil, lleno de promesas repetidas, que no llegan nunca?", se preguntó, confirmando que su partido votaría 'no'.

El líder de la UDC Pierferdinando Casini ha aclarado que su partido "sigue la senda de la oposición republicana, que va en el sentido de responsabilidad, que no tiene nada que ver con el transformismo, que es el cáncer de la vida democrática de este país".

El jefe de filas de Futuro y Libertad en la Cámara, Italo Bocchino, ha justificado en su intervención su respaldo al 'premier'. "Estamos disponibles (para hablar) de todo lo que está escrito en el programa (de gobierno) y sobre el resto también pero sin imposiciones", ha señalado. Siempre que se trate de cuestiones incluidas en el programa inicial de gobierno "tendrá nuestros votos", le prometió al primer ministro.

MOCIÓN DE CENSURA CONTRA BOSSI

Así las cosas, la moción de censura que la oposición ha presentado contra Bossi por sus polémicas declaraciones sobre los romanos, a los que tachó de "cerdos", podría suponer un nuevo problema para la coalición de gobierno.

Sin embargo, el propio ministro de Reformas ha querido tranquilizar el ambiente esta tarde, asegurando que si en su caso el resultado fuese negativo, se iría él del Gobierno pero no todo su partido. "Si la moción se aprueba me iré a casa yo, pero no cae el Gobierno", eso sí, advirtió, "el norte se cabreará, se cabreará la gente".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies