Un enviado de la ONU se reúne con el jefe de la Junta Militar que gobierna Birmania

Actualizado 11/11/2006 9:59:31 CET

RANGÚN, 11 Nov. (EP/AP) -

El vicesecretario general para Asuntos Políticos de la ONU, Ibrahim Gambari, enviado a Birmania para promover la reconciliación política, se reunió hoy con el jefe de la Junta militar que gobierna Birmania, el general Than Shwe. Gambari también se reunirá con la líder prodemocrática y premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, que permanece en arresto domiciliario desde hace años, antes de que finalice su vista mañana, 12 de noviembre.

La reunión entre Gambari y Than tuvo lugar en la nueva capital administrativa del país, Naypyadaw, situada 400 kilómetros al norte de Rangún y supone el acto central del tercer día de la visita del representante de la ONU a este país asiático. Este viaje tiene como objetivo presionar al Gobierno militar para que termine con la represión y deje paso a la democracia y a un régimen que respete los Derechos Humanos.

Un responsable gubernamental confirmó bajo anonimato la celebración de este encuentro, en el que también participaron altos responsables de la Junta, pero no trascendieron los detalles de lo tratado en la reunión.

Esta visita supone un importante paso para la ONU en Birmania, ya que el organismo internacional examinará más de cerca las actividades de la Junta militar. Estados Unidos tiene previsto introducir la cuestión birmana en la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU este mismo año, explicó el embajador de este país ante la ONU, John Bolton, pero esperarán los resultados de la visita de Gambari antes de tomar cualquier decisión.

Gambari asistió ayer como observador a un encuentro de la Convención Nacional birmana, encargada de establecer las directrices para el nuevo borrado de Constitución que pretende restaurar la democracia en el país asiático. Gambari también se encontró con varios delegados que asisten a las reuniones a unos 45 kilómetros al norte de Rangún, según informaron fuentes oficiales birmanas bajo anonimato. La convención es el primero de los siete pasos establecidos para la restauración de la democracia.

Las autoridades birmanas prometieron permitir el encuentro con la disidente Suu Kyi el pasado mes de mayo, una medida excepcional.

El Ejército birmano tomó el poder en 1988 tras aplastar las protestas democráticas lideradas por el partido de Suu Kyi. En 1990, el partido de la premio Nobel de la paz, la Liga Nacional para la Democracia, ganó las elecciones, pero los militares rechazaron dejar el poder. Suu Kyi ha pasado 11 de los últimos 17 años bajo detenida, la mayor parte del tiempo bajo arresto domiciliario en su vivienda de Rangún.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies