Gambari expresa ante el Consejo de Seguridad su "prudente" optimismo respecto al diálogo en Birmania

 

Gambari expresa ante el Consejo de Seguridad su "prudente" optimismo respecto al diálogo en Birmania

Actualizado 05/10/2007 19:33:47 CET

NUEVA YORK, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El enviado especial de la ONU a Birmania, Ibrahim Gambari, afirmó hoy ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que es "prudentemente optimista" respecto a las posibilidades de diálogo entre la Junta Militar birmana y la dirigente opositora Aung San Suu Kyi y pidió la liberación de "todos los presos" como muestra de buena voluntad de cara a las conversaciones.

En su informe ante el Consejo sobre su gira de cuatro días en Birmania, el diplomático nigeriano afirmó que "la actual es una oportunidad histórica para Birmania". Poco antes de la intervención de Gambari, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, afirmó ante el Consejo de Seguridad que el régimen militar de Birmania debe adoptar "acciones valientes hacia la democratización y el respeto a los Derechos Humanos".

Gambari se mostró "prudentemente optimista" por el anuncio hecho ayer por el líder de la Junta Militar, el general Than Shwe, de que podría reunirse con Suu Kyi "bajo ciertas condiciones", entre ellas que renuncie a la "confrontación" y a la petición de sanciones internacionales contra el Gobierno.

"Éste es un avance potencialmente positivo que requiere la máxima flexibilidad de todas las partes", prosiguió, quien durante su gira pudo reunirse con Swhe y en dos ocasiones con Suu Kyi. En todo caso, precisó, "un paso necesario para que haya un diálogo nacional genuino es la liberación de todos los presos, sobre todo los enfermos y los ancianos".

Esa posible reunión entre el Gobierno y la oposición supondría "un primer y necesario paso para superar el alto nivel de desconfianza entre ellos", declaró. "Sinceramente deseo que las posibilidades de diálogo sean reconocidas de la misma forma por ambas partes y se reflejen en hechos concretos", añadió.

Por su parte, Ban Ki Moon calificó de "aborrecible e inaceptable" el uso de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad birmanas contra los manifestantes pacíficos y expresó su preocupación por los informes según los cuales continúan las violaciones de Derechos Humanos en el país.

Ban pidió ante el Consejo de Seguridad que el régimen militar de Birmania adopte "acciones valientes hacia la democratización y el respeto a los Derechos Humanos" y advirtió de que "el proceso de reconciliación nacional debe acelerarse y efectuarse sobre bases amplias, inclusivas y transparentes en la medida de lo posible". A la reunión del Consejo asistieron como visitantes varios monjes birmanos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies