La Junta Militar detiene a tres nuevos activistas mientras distribuían panfletos contra el régimen

Actualizado 14/11/2007 13:22:17 CET

RANGUN, 14 Nov. (EP/AP) -

La Junta Militar birmana arrestó hoy a tres nuevos activistas mientras distribuían panfletos contra el régimen en el mercado de verduras Thiri Mingalar en Rangún, según indicaron varios testigos que prefirieron mantenerse en anonimato por temor a represalias por parte del Gobierno.

En los panfletos aparecía un informe de Naciones Unidas que indicaba que forzar a la gente a participar en mítines en favor de la Junta supone una violación de la Convención de Ginebra.

Estos arrestos se producen después de los de dos destacados disidentes y coincidiendo, además, con la visita del investigador para los Derechos Humanos de la ONU, Paulo Sergio Pinheiro, ante las acusaciones de violación de los Derechos Humanos por parte del régimen militar.

Además, la activista Su Su Nway, que huía de la Justicia desde hace dos meses, fue detenida ayer en Rangún cuando intentaba dejar un folleto cerca del hotel donde se hospedaba Pinheiro, según confirmaron desde Tailandia varios exiliados disidentes de Birmania. También el monje budista U Gambira, líder de la Alianza de Todos los Monjes de Birmania en las manifestaciones por la democracia en Rangún, fue arrestado hace varios días, afirma Stanley Aung uno de los disidentes pro democracia.

La Junta aseguró a Pinheiro que podría entrevistar a los detenidos antes de marcharse. En este sentido, la plataforma pro democracia desde Tailandia, en un e-mail enviado a AP, solicita al enviado de la ONU que visite a U Gambira ya que temen que sea torturado.

Tanto el Consejo de Seguridad de la ONU, como Estados Unidos y otros países de Occidente deploraron los arrestos de los dos disidentes ya que ponen en duda la decisión de la Junta de cooperar hacia la democracia con las Naciones Unidas.

El embajador de Birmania ante la ONU, U Kyaw Tint, insistió ayer en que "no se han dado más arrestos relacionados con las manifestaciones", pero no hizo mención alguna a Su Su Nway o U Gambira. Sin embargo, el embajador estadounidense, Zalmay Jalilzad, denunció ambos arrestos y pide a la Junta "la liberación de todos los prisioneros políticos" si quiere mostrar su compromiso de "cooperar con Naciones Unidas".

La semana pasada el enviado especial de la ONU, Ibrahim Gambari, en su segunda visita a Birmania tras la revuelta de septiembre, dijo que estaba haciendo progresos en empujar a la Junta hacia un diálogo significativo con la oposición pro-democracia e instó al Consejo de Seguridad a realizar esfuerzos diplomáticos para que resulte exitoso. "La situación es altamente diferente a como lo era hace una semanas", añadió. Pero señaló que si se confirman los arrestos la situación "sería extremadamente preocupante porque lo que nosotros pretendemos es ir hacia delante y no hacia detrás".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies