Birmania niega que se haya cometido un genocidio contra los rohingyas tras las acusaciones de la ONU

Campamento de refugiados rohingya en Bangladesh
REUTERS / MOHAMMAD PONIR HOSSAIN - Archivo
Publicado 08/03/2018 23:34:21CET

GINEBRA, 8 Mar. (Reuters/EP) -

El asesor de Seguridad Nacional de Birmania Thaung Tun ha rechazado nuevamente este jueves la existencia de un genocidio contra la minoría musulmana rohingya en el estado de Rajine (oeste) y ha resaltado que "la inmensa mayoría" de ellos sigue viviendo allí.

"La inmensa mayoría de la comunidad musulmana que vivía en Rajine sigue allí. Si hubiera un genocidio, hubieran sido expulsados todos", ha dicho, en declaraciones realizadas desde la localidad suiza de Ginebra.

Cerca de 700.000 rohingyas han huido de Rajine hacia Bangladesh a causa de la ofensiva militar en Rajine, lanzada en agosto en respuesta a un ataque de insurgentes rohingya contra las fuerzas de seguridad.

El miércoles, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, advirtió de que la represión ejercida contra la minoría rohingya en Birmania podría equivaler a "actos de genocidio", lo que es susceptible de ser investigado por tribunales internacionales.

"El reciente anuncio de que siete militares y tres policías van a ser juzgados por las supuestas ejecuciones extrajudiciales de diez hombres rohingya es completamente insuficiente", añadió.

En respuesta, Tun ha destacado que estas acusaciones son muy graves y que no deben ser formuladas a la ligera. "Hemos oído a menudo muchas acusaciones de que hay una limpieza étnica o incluso un genocidio en Birmania. Lo hemos dicho antes y lo repito: no es la política del Gobierno, eso lo puedo garantizar. Si hay acusaciones, queremos ver pruebas claras", ha sostenido.

"Debemos analizarlo antes de emitir un pronunciamiento sobre si existe una limpieza étnica o un genocidio", ha agregado. Birmania no ha permitido que investigadores de la ONU visiten el país para iniciar sus pesquisas.

Por último, ha indicado que Birmania está dispuesto a recibir a los refugiados que quieran regresar al país si quieren "participar en la vida de la nación", por ejemplo a través del aprendizaje del birmano.

"Los que quieran ser ciudadanos de Birmania serán acogidos, pero tienen que atravesar un proceso. No puede hacere ciudadanía automática", ha defendido. Birmania no reconoce a los rohingya entre las etnias oficiales que componen el país, lo que les ha dejado en una situación de discriminación y desprotección durante décadas.