Birmania es el país con el peor acceso a la ayuda humanitaria, según un estudio

Refugiados rohingya en Bangladesh
REUTERS / MOHAMMAD PONIR HOSSAIN - Archivo
Publicado 20/03/2018 5:35:28CET

NAIPYIDÓ, 20 Mar. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

Birmania encabeza una lista de países donde la capacidad de grupos de ayuda para llegar a las personas necesitadas ha empeorado en los últimos seis meses, según el grupo de investigación ACAPS con sede en Ginebra.

Al estudiar un total de 37 países, los analistas de ACAPS han considerado nueve indicadores, que incluyen la violencia contra los trabajadores humanitarios y las restricciones que impiden que las personas obtengan ayuda.

"Birmania es el país donde el acceso humanitario se ha deteriorado más, ya que el acceso de la población rohingya se ha vuelto cada vez más difícil", ha asegurado el grupo a través de un comunicado.

El informe de ACAPS ha salido después de otro publicado este martes por un comité parlamentario británico, que advertía de que las inundaciones y las enfermedades podrían matar a miles de refugiados rohingya en los campamentos de Bangladesh.

El presidente del Comité de Desarrollo Internacional, Stephen Twigg, ha señalado que el tiempo se estaba agotando y ha añadido que los donantes "deben trabajar con el Gobierno de Bangladesh".

"Cifras sustanciales de refugiados están a punto de enfrentar otra crisis. Con el clima a punto de cambiar, la frágil seguridad y santuario que los rohingya han encontrado en los campamentos provisionales proporcionados por Bangladesh está en peligro", ha afirmado Twigg.

Naciones Unidas asegura que al menos 700.000 musulmanes rohingya han huido de la mayoría budista de Birmania a Bangladesh, después de que los ataques de los milicianos en agosto provocaran una ofensiva, liderada por las fuerzas de seguridad, en el estado de Rajine, que según la ONU y Estados Unidos constituye una limpieza étnica.

Birmania ha negado en reiteradas ocasiones los informes que implican a soldados en abusos generalizados a civiles rohingyas, particularmente en Maungdaw, un distrito fronterizo en el estado de Rajine occidental.

Aunque el Gobierno birmano permitió que algunos grupos accedieran al distrito, fue "a corto plazo e impredecible", según el portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en Birmania, Pierre Peron.

"La mayoría de las organizaciones humanitarias que han estado trabajando en el distrito de Maungdaw durante años todavía no han podido reanudar los programas que salvan vidas para algunas de las personas más vulnerables del mundo", ha señalado Peron a la Fundación Thomson Reuters.

El comité parlamentario británico ha asegurado que la situación de los rohingya probablemente empeore, con fuertes lluvias que comenzarán dentro de unos días, seguidas por la temporada de ciclones. "Las condiciones climáticas severas y las fuertes lluvias podrían provocar la muerte de miles de rohingyas", ha aseverado.

El comité ha advertido de que los campamentos en Bangladesh están mal equipados para soportar las lluvias más intensas que se prevén entre junio y agosto. Los campamentos se construyen rápidamente, con refugios en lugares propensos a deslizamientos de tierra e inundaciones.

Las malas condiciones sanitarias, así como la baja tasa de vacunación entre los rohingya que tienen acceso limitado a atención médica en Birmania, significa que probablemente las inundaciones provoquen enfermedades, según el comité.