Borrell rechaza entrar en una "guerra de tuits" con Trump y dice que la UE apuesta por una "actitud lineal"

Borrell en una comparecencia parlamentaria
EDUARDO PARRA/EUROPA PRESS
Publicado 16/07/2018 14:47:59CET

BRUSELAS, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, cree que la postura de la UE ante la forma de expresarse "hiperbólica" del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es "lineal" para no incrementar la tensión y no entrar "en una guerra de tuits".

"Es obvio que las relaciones transatlánticas no pasan por su mejor momento", ha reconocido en rueda de prensa Borrell que se reúne este lunes con sus homólogos de la UE en Bruselas, pero cree que se debe expresar el desacuerdo en cuestiones como el acuerdo nuclear con Irán o las disputas comerciales sin contribuir a la confrontación, ya que "los limites de la acción diplomática son los que son".

Durante una entrevista en la cadena CBS, Trump aseguró este domingo que la Unión Europea es "enemigo" comercial por las tarifas que impuso Bruselas a las importaciones estadounidenses en respuesta a los aranceles aprobados por Washington.

"Probablemente habrá querido decir competidor comercial en el lugar de enemigo", ha señalado el ministro a su llegada a la reunión y ha achacado sus declaraciones a que Washington mantiene un déficit comercial con la UE, en especial con Alemania. Borrell también ha subrayado la unidad de los Veintiocho en materia comercial.

De todas formas, cree que "no es nada nuevo", ya que el presidente estadounidense ya ha manifestado en varias ocasiones "que no le gusta la UE". "A Trump no le gusta el multilateralismo", ha apuntado el ministro, "y la UE es el sumun del multilateralismo". No obstante, no cree que su animadversión sea tal como para tildar a la UE de "enemigo".

En cuanto a la reunión de este lunes en Helsinki entre Trump y su homólogo ruso, Vladimir Putin, Borrell ha recalcado que "no hay una agenda" y que no han sido informados de los detalles de la reunión, aunque no considera que al magnate neoyorquino "le importe mucho lo que piense la UE".