Los bosquimanos se enfrentan a la expulsión de sus tierras por la creación de un "corredor de vida salvaje"

 

Los bosquimanos se enfrentan a la expulsión de sus tierras por la creación de un "corredor de vida salvaje"

Actualizado 24/05/2013 16:26:06 CET

MADRID, 24 May. (EUROPA PRESS) -

La comunidad bosquimana de Ranyane, en el sur de Botsuana, se expone a la expulsión "inminente" de sus tierras por la creación de un "corredor de vida salvaje" en cuyo desarrollo ha colaborado la organización Conservation International, en la que figura el presidente del país, Ian Khama, como miembro de su junta directiva, según las "preocupantes" informaciones recogidas por la ONG Survival International.

La comunidad bosquimana de Ranyane afirma que el Gobierno local les ha comunicado que el lunes llegarán camiones para sacarlos de la tierra en la que han habitado durante generaciones. Sus hogares, apuntan los residentes, serán destruidos.

Los bosquimanos tendrán muy difícil trasladarse a un lugar cercano porque sus tierras se encuentran entre la Reserva de Caza del Kalahari Central (CKGR, según sus siglas en inglés) y el Parque Transfronterizo de Kgalagadi.

"Hacemos un llamamiento para que todo aquel que pueda apoye a los bosquimanos de Ranyane a luchar por su derecho a permanecer en su tierra. La comunidad internacional necesita saber que lo que el Gobierno está haciendo está mal", indicó un representante de la comunidad a Survival, que se ha puesto en contacto con el presidente Khama y con Conservation International para manifestar su oposición a la expulsión planificada de esta comunidad bosquimana.

No es la primera vez que los bosquimanos de Botsuana se encuentran en el punto de mira del Gobierno en nombre de la conservación. Entre 1997 y 2005, en tres rondas de brutales expulsiones, miles de bosquimanos tuvieron que abandonar sus tierras en la CKGR supuestamente para la conservación de la vida salvaje.

Los bosquimanos forzados a salir de su territorio llevaron el caso a juicio en 2002 y, en lo que supuso una histórica victoria judicial, el Tribunal Supremo de Botsuana dictaminó en 2006 que dichas expulsiones habían sido "ilegales y anticonstitucionales".

Las expulsiones forzosas de pueblos indígenas de sus tierras ancestrales constituyen, a juicio de la ONG, un impacto demoledor sobre su salud y destruyen su medio de vida y su autosuficiencia. En los llamados "campos de reasentamiento" de Botsuana, los bosquimanos que han sido despojados de sus tierras dependen por completo de las limosnas del Gobierno y con frecuencia registran altos índices de alcoholismo, depresión y otras muchas enfermedades.

El director de Survival, Stephen Corry, ha declarado hoy: "Destruir a los pueblos indígenas en nombre de la 'conservación' es un eco del colonialismo. No debería tolerarse en pleno siglo XXI, y todos los verdaderos conservacionistas deberían ponerse en pie de guerra".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies