Los condenados por el asesinato de una monja estadounidense son juzgados de nuevo

 

Los condenados por el asesinato de una monja estadounidense son juzgados de nuevo

Actualizado 21/10/2007 20:16:07 CET

RIO DE JANEIRO, 21 Oct. (EP/AP) -

Dos convictos por el asesinato en el 2005 de la monja y ambientalista estadounidense Dorothy Stang serán sometidos a juicio nuevamente esta semana, un derecho que Brasil otorga a todos los condenados a 20 años o más de prisión.

Defensores de los derechos humanos dijeron que los juicios son una prueba clave de la voluntad de castigar a aquellos culpables de asesinatos en disputas por tierras que ha costado casi 800 vidas en el estado amazónico de Pará en los últimos 30 años.

Los activistas expresaron además preocupación de que la declinación de la atención internacional al caso podría derivar en sentencias más leves o incluso esta vez en la absolución.

El juicio a Rayfran das Neves Sales, el hombre convicto de balear a Dorothy Lang, comienza el lunes y deberá durar dos días, dijo Gloria Lima, portavoz de la corte estatal de Pará en Belem.

Sales fue sentenciado a 27 años de prisión en diciembre del 2005 acusado de asesinar a quemarropa a la monja de 73 años en un camino enlodado en lo profundo de la selva del Amazonas.

Vitalmiro Bastos de Moura, uno de los dos hacendados acusados de ordenar el asesinato de Stang, va a ser enjuiciado a partir del jueves. Bastos de Moura fue condenado a 30 años de prisión en mayo.

"Nosotros reconocemos y apoyamos absolutamente el derecho a apelación y el derecho a un proceso judicial justo", dijo Tim Cahill, activista de Amnistía Internacional en Brasil. "Pero la lentitud del sistema de justicia y la falta de investigaciones policiales en casos de violencia rural han creado una patrón de impunidad".

Aunque los tribunales han condenado a cuatro hombres desde el asesinato de febrero del 2005 -- un tiempo récord para Brasil -- otro de los autores intelectuales, quien es además el hacendado más rico y poderoso entre los acusados, sigue libre bajo fianza y sin que se haya fijado una fecha para el juicio.

Otros dos cómplices convictos hasta ahora, Clodoaldo Carlos Batista y Amair Feijoli, recibieron sentencias menores de 20 años y por lo tanto no reciben nuevos juicios.

Cahill dice que la atención internacional ciertamente ha ayudado a acelerar el proceso en el sistema judicial brasileño, pero ha hecho muy poco por cambiar el problema subyacente de violencia rural causado por disputas de tierras en la región del Amazonas, donde hacendados y madereros a menudo usan a pistoleros para expulsar a colonos pobres de tierras federales que ellos dicen les pertenecen.

Stang eran una monja de la Orden de Notre Dame de Namur y se pasó 30 años trabajando con los pobres en el Amazonas, ayudándoles a conseguir tierras y proteger el ambiente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies