Brasil.- La muerte de uno de los heridos eleva a 235 los fallecidos por el incendio de una discoteca en Santa María

Actualizado 30/01/2013 18:39:13 CET

Uno de los propietarios del establecimiento intenta suicidarse en el hospital donde permanece detenido

BRASILIA, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

El balance del incendio que la madrugada del pasado domingo destruyó una discoteca de la localidad brasileña de Santa María (estado Río Grande del Sur) ha aumentado a 235 muertos, después de que uno de los heridos, un joven de 21 años, falleciese el martes.

La Secretaría de Salud estatal informó el martes por la noche del fallecimiento de un herido que permanecía hospitalizado en estado crítico en un centro de Porto Alegre, donde no ha logrado recuperarse de las graves quemaduras sufridas. Las autoridades han identificado al fallecido como Gustavo Marques Gonçalves, de 21 años.

Por otra parte, el Sistema Único de Salud (SUS) brasileño ha elevado este miércoles a 143 el número de heridos, después de que más personas hayan sido internadas en hospitales de Santa María y Porto Alegre, principalmente con síntomas de neumonitis química. El martes, la cifra de personas ingresadas era de 121.

El SUS ha advertido en su último balance de que, de esas 143 personas, 75 se encuentran en estado grave, lo que hace temer que la cifra de fallecidos pueda aumentar en las próximas horas o días, según ha informado el periódico brasileño 'O Globo'.

INTENTO DE SUICIDIO

Cuatro personas han sido detenidas hasta ahora por su responsabilidad en el incendio de la discoteca 'Kiss', entre ellas dos socios propietarios y dos de los integrantes del grupo musical cuya bengala desencadenó la tragedia.

Uno de los propietarios, Elissandro Spohr, ha intentado quitarse la vida en el hospital de Cruz Alta donde permanece ingresado. Un portavoz de la Policía Civil, Marcelo Arigony, ha confirmado esta tentativa de suicido y ha explicado que se ha reforzado la presencia policial en torno a Spohr y se ha procedido a atarle a la cama.

Según Arigony, la Policía solicitará al juez una prórroga de la prisión provisional para los cuatro detenidos para evitar que puedan influir en las investigaciones y ponerse en contacto con los testigos, informa la agencia de noticias Brasil. Si dicha prórroga no se produce, los cuatro sospechosos podrían comenzar a ser liberados el próximo viernes, cuando se cumplen los cinco días decretados inicialmente.