Brasil tratará de negociar la exención de aranceles de acero y aluminio con EEUU

Publicado 09/03/2018 7:31:48CET

BRASILIA, 9 Mar. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Brasil tratará de negociar la salida de los recientes aranceles estadounidenses sobre las importaciones de acero y aluminio, pero podría tomar medidas más enérgicas para proteger a su industria si fracasan las conversaciones.

El ministro de Comercio interino, Marcos Jorge, se ha negado a descartar posibles respuestas al cambio proteccionista del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como un llamamiento a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

"Trabajaremos para excluir a Brasil de esta medida", ha señalado Jorge a Reuters tras reunirse con el secretario de Comercio estadounidense, Wilbur Ross. "No excluyo, si es necesario, recurrir a cualquier otra medida para proteger el interés nacional", ha añadido.

Brasil, el segundo proveedor de acero de Estados Unidos, exportó en 2017 3.000 millones de dólares en productos de mineral de hierro a Estados Unidos.

Trump eximió a Canadá y México de los aranceles del 25 por ciento para las importaciones de acero y del 10 por ciento para el aluminio, dejando la puerta abierta para que otros países negocien su exención. Jorge ha señalado que espera que Brasil, que ha tenido un déficit comercial con Estados Unidos desde 200, se una fácilmente a ese grupo.

En un comunicado conjunto, los ministerios de Asuntos Exteriores y de Comercio, han asegurado que los aranceles obstaculizarán fuertemente las exportaciones brasileñas y son incompatibles con las obligaciones de Estados Unidos hacia la OMC.

Un alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores ha señalado que la decisión "sin precedentes" de Trump han puesto las relaciones entre Estados Unidos y Brasil en "aguas inexploradas" que incluso podrían conducir a represalias. "No hay nada fuera de la mesa", ha señalado.

El alto funcionario, que ha pedido no ser identificado debido a la sensibilidad del asunto ha asegurado que el Gobierno brasileño tendrá que examinar de cerca las consecuencias de las medidas estadounidenses porque el discurso de Trump es muy general y que estaba dirigido al público estadounidense, pero parecía permitir restricciones voluntarias a la exportación y otras concesiones que evitarían la aplicación de aranceles.

La asociación brasileña de la industria siderúrgica calificó los aranceles como una medida "extrema" que colocaría a Brasil en una situación vulnerable para defenderse del actual exceso de oferta mundial que se verá incrementado por la decisión de Trump.