Bruselas avisa a Serbia de que su plena cooperación con el TPIY es un requisito para avanzar en la adhesión

 

Bruselas avisa a Serbia de que su plena cooperación con el TPIY es un requisito para avanzar en la adhesión

Publicado 09/06/2016 20:34:03CET

BRUSELAS, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha dejado claro este jueves a Serbia que su cooperación "plena" con el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY) es un requisito "importante" para avanzar en la adhesión a la Unión Europea y ha manifestado "preocupación" por la marcha atrás en su cooperación que ha denunciado la propia corte.

"Esperamos que Serbia dé rápidamente todos los pasos necesarios para garantizar la plena cooperación con el tribunal", ha avisado la portavoz del Ejecutivo comunitario, Maja Kocijancic, en rueda de prensa.

El Ejecutivo comunitario ha manifestado "gran preocupación" por el informe del TPIY elevado al Consejo de Seguridad de la ONU a la luz de "los desarrollos negativos en la cooperación de Serbia con el tribunal" que constata el documento, ha admitido la portavoz.

"El tratamiento por parte de Serbia de los crímenes de guerra y la plena cooperación con el tribunal son importantes requisitos en el proceso de adhesión de Serbia a la UE y también son cruciales para la cooperación regional y la reconciliación", ha recordado Kocijancic.

La portavoz ha incidido en que "la plena cooperación con el tribunal sigue siendo una obligación pero también un compromiso de Serbia" y ha rechazado "especular" si los Veintiocho darán luz verde a la apertura de dos nuevos capítulos en las negociaciones de adhesión con Serbia - los relativos a Justicia y Derechos Fundamentales (23) y Justicia, Libertad y Seguridad (24)_ tras el informe.

"La preparación para la apertura de estos capítulos está en marcha en el Consejo", ha explicado la portavoz, al tiempo que ha rechazado "especular" si los Veintiocho seguirán adelante o no con la apertura, prevista este mes de junio a priori, tras el informe negativo del tribunal internacional.

Los Veintiocho dieron luz verde el pasado 1 de junio a nivel de embajadores a la apertura de los dos nuevos capítulos de negoción a la adhesión con Serbia después de que Croacia haya levantado su veto, según han informado a Europa Press fuentes diplomáticas.

Croacia, hasta ahora, ha sido el único que ha planteado problemas para abrir los dos nuevos capítulos con Serbia por su oposición a la ley aprobada por Belgrado en 2003 sobre su jurisdicción universal para juzgar los crímenes de guerra cometidos en todo el territorio de la antigua Yugoslavia, incluido Croacia, algo que Zagreb rechaza.

Croacia también ha exigido que Serbia respete el derecho de las minorías "especialmente la representación de la minoría croata en el parlamento serbio" y sobre la cooperación "plena" de Belgrado con el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY) y la aceptación de sus sentencias y decisiones.

La guerra de los Balcanes de los años 90 sigue siendo origen de tensiones regionales. En marzo, el ex líder de la República Serbia de Bosnia Radovan Karadzic fue condenado a 40 años de cárcel por crímenes de guerra y genocidio en el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). Su entrega al tribunal internacional por parte de Serbia fue clave para permitir al país para avanzar hacia la UE, bloqueada durante años por Países Bajos por la matanza de Srebrenica.

SOLO DOS CAPÍTULOS EN NEGOCIACIÓN

Hasta ahora Serbia solo ha abierto negociaciones sobre dos capítulos y espera poder completarlas en 2019, un calendario "muy ambicioso" según Bruselas.

La Unión Europea y Serbia abrieron el pasado mes de diciembre los dos primeros capítulos de las negociaciones de adhesión, los relativos al control financiero (32) y el capítulo que incluye "la normalización de las relaciones entre Serbia y Kosovo".

Los líderes europeos acordaron abrir negociaciones con Serbia en diciembre de 2013 en reconocimiento a sus esfuerzos por normalizar sus relaciones con Kosovo, su antigua provincia cuya independencia unilateral en 2008 no ha reconocido, al igual que cinco países de la UE, entre ellos España.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies