Bruselas destina 187 millones de euros a la construcción de un gasoducto entre Estonia y Finlandia

Comisión Europea
REUTERS
Actualizado 10/08/2016 13:36:25 CET

BRUSELAS, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha anunciado este miércoles un total de 187,5 millones de euros para la construcción del 'conector del Báltico', el primer gasoducto entre Estonia y Finlandia, y ha asegurado que servirá para "acabar con el aislamiento" de gas de Finlandia y a desarrollar el mercado gasístico de la región báltica.

El comisario de Acción Climática y Energía, Miguel Arias Cañete, ha subrayado en un comunicado que "diversificar las fuentes y las rutas y unificar los mercados energéticos está en el corazón de la unión energética".

"Esta es la clave para garantizar una energía segura, asumible y sostenible para todos los ciudadanos europeos. Los que la Comisión ha empezado con el gasoducto entre Polonia y Lituania es lo que estamos persiguiendo con el apoyo al conector del Báltico", ha añadido el exministro español.

El Ejecutivo comunitario ha detallado que el apoyo a este gasoducto procede del programa Connecting Europe Facility y supone el 75% de la financiación necesaria. Será construido de forma conjunta por la empresa finlandesa Baltic Connector Oy y por la estonia Elering AS y se espera que sea operacional en diciembre de 2019.

30 MILLONES PARA UNA LÍNEA ELÉCTRICA EN BULGARIA

Por otro lado, la Comisión Europea ha anunciado 29,9 millones de euros para la construcción de una línea de electricidad de 140 kilómetros en Bulgaria, entre las ciudades de Dobrudja y Burgas. Esta línea, asegura Bruselas, integrará a las energías renovables en el mercado eléctrico búlgaro, al transmitir energía eólica y fotovoltaica.

Además, el Ejecutivo comunitario ha recordado que es un "proyecto de interés común" (PIC) y que pertenece al llamado 'corredor del Mar Negro', un proyecto que incluye tres líneas eléctricas y que reforzará la trasmisión de electricidad en las costas de Rumanía y Bulgaria.

El comisario Arias Cañete ha indicado que la nueva línea eléctrica búlgara "incrementará los intercambios energéticos en la región y permitirá la trasmisión de una nueva ola de energía limpia desde el sudeste de Europa".