Bruselas pide "mejoras" en la arquitectura de supervisión financiera europea establecida a raíz de la crisis

Actualizado 07/07/2015 5:13:52 CET

BRUSELAS, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha reclamado "algunas mejoras" en la arquitectura de supervisión financiera europea establecida a raíz de la crisis económica y financiera de 2008 en sendos informes en los que evalúa el funcionamiento de las tres Autoridades de Supervisión Europeas -Bancaria, Seguros y pensiones y Valores y mercados- y de la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS), responsable de la supervisión macroprudencial del sistema financiero de la Unión Europea

En el caso de las Autoridades de Supervisión Europeas, pide mejoras a corto plazo para aumentar la convergencia supervisora para garantizar la aplicación consistente de la legislación europea, hacer más evaluaciones inter pares y un seguimiento más sistemático donde se hayan detectado eficiencias.

También plantea la necesidad de reforzar la transparencia en la preparación de estándares técnicos, dar una mayor prioridad a las tareas de protección del consumidor e inversor y reforzar la gobernanza interna.

A medio plazo, el Ejecutivo comunitario no descarta cambios legislativos, "sin perjuicio del acuerdo" sobre los arreglos de votación en la Autoridad Bancaria Europea alcanzados en el marco del paquete del Mecanismo de Supervisión Único, para mejorar la gobernanza de las Autoridades de Supervisión Europeas, reforzar la capacidad de la Junta de Supervisores y "tomar decisiones rápidas en el interés de la UE en su conjunto".

Además, plantea la posibilidad de reforzar la autoridad y papel del presidente para cambiar y composición y mandato de la Junta y para darle funciones más permanentes y de carácter ejecutivo.

También plantea la posibilidad de que las Autoridades de Supervisión Europeas asuman tareas en áreas "potenciales" como hacer cumplir los estándares internacionales de información financiera, la banca en la sombra o la supervisión directa de infraestructuras integradas como las Entidades de Contrapartida Central (CCPs) y el posible refuerzo de sus poderes de resolución de disputa.

Igualmente, el Ejecutivo comunitario defiende mejoras a medio plazo para financiar las autoridades de supervisión europeas, incluido con fuentes de financiación alternativas y de forma ideal, eliminando las contribuciones de la UE y nacionales y cambios estructurales como una sede única para las Autoridades de Supervisión Europeas.

Por lo que se refiere a la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS), responsable de la supervisión financiera y compuesta por el presidente y vicepresidente del Banco Central Europeo, los gobernadores de los bancos centrales nacionales de los Estados miembros y los presidentes de la Autoridad Bancaria Europea, de Seguros y Pensiones de Jubilación y de Valores y Mercados, el Ejecutivo comunitario concluye que "es difícil" evaluar su actuación como autoridad macropudencial dada su creación reciente, hace tres años, aunque constituye "un componente importante" del sistema de supervisión financiero europeo.

Con el objetivo de mejorar su eficacia del control macroprudencial a nivel europeo, la Comisión plantea "algunas mejoras" como reforzar la flexibilidad de la función de alerta temprana antes de emitir cualquier alerta formal o recomendaciones, acortar el plazo para la adopción de recomendaciones, así como mayor flexibilidad y su intervención temprana, así como cambios para reforzar su visibilidad y autonomía. Ello podría incluir una estructura de gestión doble que contemple la creación de una figura de director general encargado de las actividades diarias, al margen del presidente actual, que el a la vez el presidente del Banco Central Europeo y reducir el tamaño de la Junta General o delegar poderes al Comité de Dirección.

El Ejecutivo comunitario admite con todo que se necesita "más claridad" sobre "elementos importantes de la arquitectura financiera en su conjunto que todavía no están establecidos" como "varios pilares de la Unión Bancaria" como las autoridades macroprudenciales nacionales y la división de la responsabilidad entre el Banco Central Europeo y el Mecanismo de Supervisión Único que se están articulando, antes de promover cualquier "posible acción legislativa" para reformar la JERS.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies