Bruselas pide que la UE "asuma las riendas de su propio destino" tras la actitud de Trump en el G7

Publicado 12/06/2018 11:32:01CET

BRUSELAS, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente primero de la Comisión Europea ha pedido este martes en el Parlamento Europeo que la UE asuma "las riendas de su propio destino", especialmente después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, se desvinculase de la declaración que había pactado previamente con los socios del G7.

"No quiero decir que el sistema internacional basado en reglas está colapsando ante nuestros ojos, pero es la primera vez desde 1945 que un presidente estadounidense no ve como un interés estratégico americano trabajar duro para asegurar una vibrante y unificada Europa y una relación transatlántica sólida", ha lamentado.

"Esto significa que la UE necesita asumir las riendas de su propio destino, debemos confiar en nuestra habilidad para hacerlo porque nuestros cimientos son fuertes", ha añadido el vicepresidente del Ejecutivo comunitario.

Timmermans ha optado por abrir su intervención ante el pleno de la Eurocámara con estos comentarios, a pesar de que el debate estaba dedicado a preparar la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del 28 y 29 de junio. A juicio del holandés, la cumbre representa "una buena oportunidad" para que los líderes europeos demuestren "voluntad política, decisión y unidad".

El vicepresidente de la Comisión Europea ha defendido que la "unidad" de la UE da al bloque comunitario "la fuerza para perseguir globalmente estándares mejores y más sostenibles" para las reglas comerciales internacionales, así como para luchar contra el cambio climático, proteger a los ciudadanos ante retos geopolíticos y económicos y aprovechar las oportunidades de la globalización.

"La base para este destino compartido es la democracia, el Estado de derecho y el respeto de los Derechos Humanos. Así es como se crea unidad entre pequeños y grandes", ha manifestado Timmermans.

Los líderes de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia, Italia, Alemania y Japón lograron consensuar un texto en el que recalcaron la necesidad de un "comercio justo, libre y mutuamente beneficioso". "Nos esforzaremos por reducir los aranceles, las barreras comerciales y los subsidios", dijeron.

Esta declaración, alcanzada tras duras negociaciones, se interpretó como una victoria frente a la decisión de Trump de restaurar los aranceles a las importaciones de acero y aluminio procedentes de Canadá, México y la Unión Europea, una polémica decisión que amenaza con desatar una guerra comercial.

Una vez concluida la cumbre del G7, Trudeau, que ejerce de anfitrión, dio una rueda de prensa en la que reiteró su oposición a los cambios planteados por Estados Unidos a Canadá y México en el NAFTA, que Trump ha obligado a renegociar a sus socios bajo amenaza de retirarse de este acuerdo comercial.

"El primer ministro Justin Trudeau de Canadá ha actuado de forma mansa durante las reuniones del G-7 sólo para poder dar una rueda de prensa después de que yo me fuera, en la que poder decir que los aranceles de Estados Unidos son insultantes", ha respondido Trump en Twitter. "Deshonesto y débil", ha espetado.