Bruselas tiene "amplio apoyo" de los países de la UE para forzar a Polonia a respetar Estado de derecho

 

Bruselas tiene "amplio apoyo" de los países de la UE para forzar a Polonia a respetar Estado de derecho

Actualizado 16/05/2017 15:07:18 CET

BRUSELAS, 16 (EUROPA PRESS)

El vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, ha recibido este martes un "amplio apoyo" de los Estados miembros para forzar a Polonia a respetar las reglas del Estado de derecho y participe en un diálogo con Bruselas para poner en práctica las medidas que le pide, por ejemplo para garantizar la independencia del poder judicial.

"Nadie en la mesa ha dicho que vayamos a poner a un Estado miembro en una esquina, pero se ha visto una responsabilidad colectiva para con el Estado de derecho y para ayudar a la Comisión Europea a cumplir con sus obligaciones de acuerdo a los Tratados", ha resumido Timmermans en una rueda de prensa, al término de una reunión del consejo de ministros europeos de Asuntos Generales.

Los ministros han sido informados por el vicepresidente comunitario de sus intentos por establecer un diálogo formal con el Gobierno ultraconservador de Beata Szydlo para enmendar las políticas que preocupan a Bruselas.

Esta ha sido la primera ocasión en la que los veintiocho abordan la crisis abierta con Varsovia desde que Bruselas decidió hace más de un año iniciar el mecanismo creado para la protección del Estado de derecho en la UE y que, en última instancia, podría llevar a suspender el derecho a voto de Polonia en el Consejo europeo.

Un amplio número de delegaciones se ha posicionado del lado de la Comisión Europea, entre ellos Alemania, Francia, Bélgica y Países Bajos, al que hay que añadir otro grupo de países que han adoptado una posición más "neutral" --como Irlanda, Reino Unido o España--, según han indicado fuentes diplomáticas a Europa Press, que sin tomar partido por uno de los lados sí han subrayado la importancia del Estado de derecho y de mantener el diálogo.

Polonia, que ha estado representada por su secretario de Estado para Asuntos Europeos, Konrad Szymanski, ha contado con el respaldo explícito de Hungría y de República Checa.

A su salida de la reunión, Szymanski ha querido recalcar que no hay un debate sobre el Estado de derecho porque Polonia también suscribe esos valores, sino que existen "diferentes opiniones sobre la interpretación" de principios constitucionales.

Así, el ministro polaco ha afeado que la Comisión Europea pretenda ejercer el rol de un tribunal constitucional a nivel europeo para dirimir esas diferencias y ha considerado que el debate es "político, más que jurídico". "Queremos objetividad y un debate transparente y abierto, eso es todo", ha zanjado.

"El diálogo parece bastante bloqueado, por lo que hemos pedido que sea retomado y haya un intercambio real sobre las recomendaciones que hace la Comisión", ha revelado al término del encuentro el viceprimer ministro belga y titular de Exteriores, Didier Reynders.

El ministro belga también ha informado de que el Consejo prevé realizar un "estrecho seguimiento" de este dosier y espera que el asunto vuelva a la mesa de debate en los próximos meses, para que Timmermans les informe de nuevo sobre si ha habido mejoras en los contactos con Varsovia.

De hecho, la delegación belga ha aprovechado este punto de debate para reivindicar la necesidad de contar con un mecanismo de control más estricto en materia de Estado de derecho, que permita una vigilancia regular y periódica sobre "todos" los Estados miembros.

El Ejecutivo comunitario envió una carta formal a las autoridades polacas con recomendaciones concretas, pero no ha recibido una respuesta oficial a la misma, aunque en distintas declaraciones el Gobierno ha rechazado la mediación comunitaria.

Timmermans no ha querido entrar en detalles sobre los próximos pasos, porque, ha dicho, "no ayudará al diálogo si empiezo poniendo plazos o expresando amenazas", pero ha recordado que la Comisión dispone de "herramientas" para aumentar la presión.

Los Estados miembros, por su parte, han respaldado de manera "firme" y "amplia" la posición de Timmermans en la reunión, según ha asegurado el propio vicepresidente comunitario y también el viceprimer ministro maltés, Louis Grech, que ejerce la presidencia de turno de la UE hasta finales de junio.

"Ahora todo depende de la voluntad de las autoridades polacas", ha añadido Timmermans, quien ha confiado en que el debate a Veintiocho ayude a que el Gobierno polaco "reaccione" y se implique en el diálogo para la búsqueda de una solución.

El asunto se ha elevado al debate de los ministros a petición de la Comisión Europea, que buscaba que los países se posicionaran y respaldaran su estrategia.

"Es bueno tener un actualización de cómo están las cosas, no debe ser un tabú", ha indicado a su llegada al encuentro el ministro holandés Bert Koenders, para quien la Unión Europea es también una "comunidad de valores" que debe ocuparse de manera "seria" del Estado de derecho.

"Nuestra petición es que haya un verdadero proceso con la Comisión y ver qué responde Polonia. Nuestro colega polaco ha leído una carta, lo agradecemos, pero esperamos una respuesta real de parte de su Gobierno", ha indicado, a su vez, el belga Didier Reynders.

Cuestionado por la posición polaca, que rechaza las preocupaciones de Bruselas, el ministro belga ha instado al Gobierno de Szydlo a "responder a las críticas", algo que hasta ahora no ha hecho.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies