B'Tselem pide a los militares de Israel que desobedezcan las órdenes de abrir fuego contra manifestantes en Gaza

Palestinos evacuan a un herido por la acción de las fuerzas de Israel en Gaza
REUTERS / IBRAHEEM ABU MUSTAFA
Publicado 04/04/2018 23:54:11CET

MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

La organización no gubernamental israelí B'Tselem ha reclamado este miércoles a los militares que desobedezcan las órdenes de abrir fuego contra los manifestantes en Gaza.

La ONG ha lanzado una campaña llamada 'Lo siento comandante, no puedo disparar' a raíz de la muerte de 18 palestinos en el enclave por disparos de las fuerzas israelíes desde el viernes.

"Una orden que permite abrir fuego contra civiles desarmados es absolutamente ilegal. La responsabilidad de emitir estas órdenes ilegales y sus consecuencias letales recaen sobre los responsables políticos, y ante todo el primer ministro, el ministro de Defensa y el jefe del Ejército", ha indicado.

Así, ha recalcado que "el uso de fuego real contra personas desarmadas que no suponen un peligro para nadie es ilegal", al tiempo que ha reiterado que "no es permisible ordenar a los soldados que abran fuego contra personas que se acerquen a la valla, la dañen o intenten cruzarla".

"Obviamente, el Ejército está autorizado a evitar estas acciones e incluso detener a las personas que intenten llevarlas a cabo, pero usar fuego real únicamente con estos argumentos está absolutamente prohibido", ha dicho.

En este sentido, ha argumentado que "en contra de la impresión dada por altos cargos militares y ministros del Gobierno, el Ejército no tiene permitido actuar como considere, ni puede Israel determinar por su cuenta lo que es permisible y lo que no a la hora de tratar con manifestantes".

"Como el resto de países, las acciones de Israel están sujetas a las provisiones del Derecho Internacionales y las restricciones que impone al uso de armas, y específicamente el uso de fuego real", ha manifestado.

"Estas provisiones limitan su uso a situaciones que suponen un peligro mortal tangible e inmediato, y sólo en ausencia de alguna otra alternativa. Israel no puede decidir que no está sujeto a estas reglas", ha remachado.

Las fuerzas de seguridad israelíes abrieron fuego el viernes contra miles de palestinos que se acercaron a la valla de separación entre Gaza e Israel en el marco de una protesta para reivindicar el derecho de los refugiados palestinos a regresar a lo que hoy es Israel, incidentes en los que murieron 16 personas y resultaron heridas más de 1.400.

Los manifestantes eligieron el 30 de marzo como arranque porque es el 'Día de la Tierra', en el que se recuerda a los seis ciudadanos árabes de Israel que fueron abatidos durante una serie de manifestaciones contra la confiscación de terreno en 1976, y el 15 de mayo como cierre por ser el día del Nakba (Catástrofe), que conmemora el desplazamiento de cientos de miles de palestinos por la creación del Estado de Israel en 1948.

El Gobierno de Benjamin Netanyahu ya había previsto disturbios y por ello esta misma semana ordenó el despliegue de más de cien francotiradores del Ejército en torno a la Franja de Gaza.

El martes, la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) denunció que el Ejército israelí hizo un uso injustificado de fuerza letal y que el Gobierno israelí promovió una respuesta excesiva por parte de los militares, al tiempo que relamó una investigación internacional.