Acción Contra el Hambre se retira de Burundi porque la situación no es segura para sus cooperantes

Actualizado 22/01/2008 12:20:25 CET

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

La ONG Acción Contra el Hambre (ACH) anunció hoy su retirada de Burundi por razones de seguridad tras el ataque a dos de sus cooperantes el pasado 31 de diciembre, si bien la organización reconoció que las necesidades humanitarias en el país africano "siguen siendo enormes".

El asesinato de la cooperante francesa Agnés Dury y las heridas provocadas a la activista que le acompañaba, llevaron a ACH a desplazar a un equipo desde su sede de París para llevar a cabo un detallado análisis de los riesgos que podía entrañar continuar en el país africano.

El análisis mostró que las condiciones de seguridad no permitían una reanudación serena de las actividades de la organización en Burundi, lo que ha desencadenado en que el Consejo de Administración de ACH haya optado por no tomar riesgos y cerrar la misión, informó la ONG a través de un comunicado. A pesar de que "la decisión ha sido sumamente difícil porque las necesidades humanitarias en la zona siguen siendo enormes", ACF asegura que "no puede garantizar la seguridad de su personal en el contexto actual".

A día de hoy las circunstancias y el móvil del ataque que se produjo hace tres semanas contra el vehículo de ACH no han sido aclarados. La única certeza que ha revelado la investigación es que fue un ataque deliberado.

La organización, que había previsto hace tiempo integrar los cruciales programas de tratamiento de la desnutrición severa en las estructuras de salud pública, culminará el proceso en los próximos días para no poner en peligro la vida de sus beneficiarios. Por el contrario, las actividades en el ámbito psicosocial (vinculadas a la realidad del VIH/SIDA), del agua y de la seguridad alimentaria han tenido que ser suspendidas.

ACH expresó su profunda consternación por el crimen y anunció que seguirá siendo sumamente exigente, pese al cese de las operaciones en Burundi, en los procesos judiciales destinados a arrojar luz sobre los hechos. Actualmente hay una investigación en curso en Burundi y también la justicia francesa, a través del procurador de Macon, ha emprendido acciones judiciales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies