Bush planea sustituir a los jefes militares en Irak y O.Próximo como parte de su nueva estrategia en la región

Actualizado 05/01/2007 8:24:32 CET

WASHINGTON, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente estadounidense George W. Bush se dispone a reemplazar a los generales John Abizaid y George Casey, los dos principales mandos estadounidenses en Oriente Próximo e Irak respectivamente, como parte de su nueva estrategia en la región, a punto de cumplirse los cuatro años de conflicto armado, según apuntan los informes internos de la administración recogidos ayer jueves por los principales medios estadounidenses.

Bush desea sustiuir al jefe del mando estadounidense en Oriente Próximo, el general Abizaid, por el almirante William Fallon, comandante de las fuerzas navales en el Pacífico. Por su parte, Casey será sustituido por el general David Petraeus, hasta ahora estaba encargado de entrenar a las fuerzas de seguridad iraquíes.

Estos nuevos nombramientos supondría un giro drástico a la estrategia en la región, ya que tanto Abizaid como Casey han mostrado en numerosas ocasiones sus reservas sobre una potencial efectividad del aumento de tropas en Irak.

Para el senador demócrata Daniel K. Inouye, miembro de un subcomité de Defensa en el Senado, señaló que Fallon es "un hombre respetado, con conocimientos y bien educado".

El presidente George W. Bush señaló hoy viernes que la próxima semana anunciará en un discurso sus decisiones acerca de cómo progresar en la guerra en Irak, a dos meses de cumplirse el cuarto aniversario del conflicto, y al tiempo que lamentó que la ejecución de Sadam Husein no fuera realizada "de forma más digna", aunque declaró que con la muerte del ex dictador "se hizo justicia".

Con respecto al aumento de los efectivos para enfrentarse la violencia creciente en Bagdad, Bush señaló su voluntad de "asegurarme de que la misión es clara y concreta y se puede realizar". Tanto el presidente como el primer ministro de Irak Nuri al Maliki hablaron durante dos horas, señal de que el presidente estaba a punto de anunciar su nueva estrategia. La Casa Blanca dijo que podría ser la última conversación entre los dos antes de que Bush dé a conocer sus decisiones.

Horas después, Bush relató en parte su conversación con al-Maliki en una conferencia de prensa junto a la canciller alemana Angela Merkel. En la que reveló que habló con el primer ministro sobre los últimos minutos de vida de Sadam, cuando fue objeto de burlas antes de su ejecución. Un video no autorizado mostró imágenes de Sadam colgando de la soga.

"Mi reacción personal es que Sadam Husein recibió el juicio que él mismo no concedió a las miles de personas que mató", dijo Bush. "Recibió un juicio justo, algo que no estuvo dispuesto a dar a los miles de ciudadanos iraquíes a los que martirizó".

"Evidentemente, desearía que el proceso se hubiese desarrollado de manera más digna", dijo Bush. "No obstante, fue tratado con justicia. No así los miles de personas que él mató".

Bush indicó además a al Maliki que "fue correcto" investigar la filmación con un teléfono móvil de la ejecución de Sadam Husein, dijo a los periodistas el secretario de prensa de la Casa Blanca, Tony Snow.