Cadena perpetua en India contra un gurú por violar a una adolescente de 16 años

El predicador Asaram Bapu, condenado por violación en India
REUTERS / STRINGER .
Publicado 25/04/2018 14:05:59CET

NUEVA DELHI, 25 Abr. (Reuters/EP) -

Un tribunal del estado indio de Rajastán, en el oeste del país, ha condenado este miércoles a cadena perpetua a un predicador religioso por violar a una adolescente, en el último caso de una serie de acusaciones de abusos sexuales contra este tipo de gurúes.

El caso pone de relieve la fascinación en la India profunda por los líderes espirituales, que gozan de una influencia inmensa por su capacidad para movilizar a millones de seguidores, acumular fondos libres de impuestos y buscar el favor de los políticos.

Un juez ha emitido el veredicto en una prisión en la ciudad de Jodhpur, donde Asumal Harpalani, más conocido como Asaram Bapu, permanece recluido desde septiembre de 2013, por temor a la violencia de sus seguidores. El detenido, de 77 años, ha visto denegada su libertad bajo fianza una decena de veces. Su abogada, Sushma Dhara, ya ha anunciado que apelará el veredicto.

La Ley para la Protección de la Infancia de los Delitos Sexuales (POCSO) permite condenas a cadena perpetua por agresión sexual a menores y fue enmendada recientemente para permitir la pena de muerte por la violación de niñas de menos de 12 años.

"La sentencia supone un gran alivio", ha comentado Kiran Jha Thakur, el fundador de la ONG que ha ayudado a la familia de la víctima en el caso. "Sigue demostrando que incluso si se es un gurú, si se comete un delito, nuestro sistema judicial irá a por ti", ha subrayado Thakur.

Dos de los ayudantes del predicador también han sido declarados culpables y condenados a 20 años de cárcel cada uno, mientras que otros dos han sido absueltos.

"Este veredicto es una lección para la gente que piensa que pueden salirse con la suya tras cometer delitos sexuales contra menores", ha destacado Yashwant Jain, miembro de la Comisión Nacional para la Protección de los Derechos de los Niños.

El caso se remonta a agosto de 2013, cuando una niña de 16 años acusó al predicador de agredirla sexualmente en su 'ashram' en Jodhpur, a unos 335 kilómetros de la capital estatal, Jaipur. La menor, que al parecer buscaba deshacerse de los malos espíritus, contó en su denuncia que le pidió que le practicara sexo oral y que le tocó de forma inadecuada, según la prensa.

Las fuerzas de seguridad en cuatro estados --Rajastán y los vecinos Guyarat, Uttar Pradesh y Haryana-- están en alerta, por temor a que pueda haber represalias de los seguidores del predicador. El año pasado, los seguidores de otro gurú, Gurmeet Ram Rahim, sembraron el caos después de que este fuera declarado culpable de violación, generando una ola de violencia que dejó más de 30 muertos.