Camboya desbarata un complot para cometer atentados orquestado por un líder opositor exiliado

Publicado 10/04/2018 11:11:42CET

NOM PEN, 10 Abr. (Reuters/EP) -

Las autoridades de Camboya han evitado un plan orquestado por un activista opositor exiliado que preveía dos ataques antes de las tradicionales celebraciones del año nuevo, según ha anunciado este martes el primer ministro del país, Hun Sen.

El dirigente se prepara para conseguir su reelección en las elecciones de julio, después de que el principal partido opositor fuera ilegalizado y sus líderes hayan sido implicados en causas legales que les han impedido seguir en política.

En declaraciones ante los estudiantes en un acto en una universidad en la capital, Hun Sen ha denunciado que Sam Serey, líder de un grupo opositor con sede en Dinamarca, había previsto perpetrar explosiones este jueves en Nom Pen y en Siem Reap, uno de los principales destinos turísticos del país.

"Esto es obra de un líder traidor cuyo nombre es Sam Serey, que está ordenando ataques para causar actividades explosivas", ha señalado Hun Sen, asegurando que ha desbaratado el complot. "Tengo la situación bajo control", ha asegurado.

El primer ministro no ha dado más detalles sobre el complot, más allá de que una de las explosiones iba a producirse en un monumento budista en la capital y la otra en Siem Reap, donde se encuentra el célebre complejo de templos de Angkor. El año nuevo, que se celebra el próximo fin de semana, es una de las principales festividades en Camboya.

Sam Serey es líder del grupo poco conocido Freente Nacional para la Liberación Jemer (KNLF). En el pasado, las autoridades han acusado al grupo de varios complots y un tribunal condenó en 2014 a trece miembros de planear derrocar al Gobierno. Los grupos de defensa de los Derechos Humanos dijeron entonces que el caso era un intento de desacreditar a la oposición en general. Sam Serey fue condenado en ausencia en 2016 a nueve años de cárcel.