Detenidos dos ex dirigentes de los Jemeres Rojos por la muerte de un británico y su intérprete hace 11 años

Actualizado 14/11/2007 14:27:14 CET

El primer ministro autoriza el traslado a un hospital de un antiguo líder del régimen, que podría haber sufrido una apoplegía

PHNOM PENH, 14 Nov. (EP/AP) -

Dos ex dirigentes de los Jemeres Rojos han sido arrestados por su presunta implicación en el asesinato de un británico experto en desminado y su intérprete camboyano hace 11 años, según informaron hoy las autoridades.

Ke Sakhan, juez del Tribunal Municipal de la capital, Phnom Penh, explicó que acusó ayer formalmente a Khem Ngun y Loch Mao de asesinato premeditado y de confinamiento ilegal de personas. Según el magistrado, sobre los sospechosos pesan los cargos del asesinato de Christopher Howes y Huon Huot en 1996.

Khem Ngun desertó del Gobierno en 1998 y fue condecorado con el rango de máximo general en el Ejército camboyano, al acogerse a la amnistía que el rey Norodom Sihanouk concedió a los principales jefes de los Jemeres Rojos. Por su parte, Loch Mao se convirtió en funcionario de un gobierno local después de la caída del régimen.

El magistrado señaló que ha ordenado el ingreso en prisión de ambos ex dirigentes, aunque esta orden preventiva no tendrá efecto más allá de seis meses. La condena por asesinato premeditado en Camboya se eleva hasta 20 años, mientras que el confinamiento ilegal de personas se pena con hasta 10 años.

Christopher Howes, natural de la localidad de Bristol (Inglaterra), y un grupo de trabajadores camboyanos fueron secuestrados en marzo de 1996 por combatientes de los Jemeres Rojos mientras desminaban una zona situada a 17 kilómetros al norte del templo de Angkor Wat, el destino turístico más popular de Camboya.

Howes, que entonces tenía 37 años, convenció a las tropas de que liberaran a sus compañeros, mientras que él y Houn Huot permanecieron secuestrados a la espera de un rescate. No se supo de su destino hasta que un equipo de detectives de Scotland Yard informara dos años más tarde de que tenían pruebas claras de que Howes y Hout fueron llevados hasta el bastión de Anlong Veng de los Jemeres Rojos y asesinados poco después.

Varios testigos han identificado a Khem Ngun como la persona que dio la orden de matar a Howes. Sin embargo, el Gobierno camboyano se ha resistido hasta ahora a detenerle por temor a perder la confianza de los combatientes de los Jemeres Rojos que llevan desde 1998 en proceso de desmovilización.

Khem Ngun fue arrestado el pasado lunes en su domicilio en la provincia de Siem Reap, indicó el coronel Prak Chanthoeun, 'número dos' de la Policía militar de la región, quien añadió que Loch Mao también fue detenido en su casa de Anlong Veng, donde ejercía el cargo de subdirector de distrito.

"Damos la bienvenida a las detenciones y el progreso realizado en este caso de tan larga duración", resaltó hoy Chantha Kim, quien ejerce como uno de los portavoces de la Embajada británica en Phnom Penh.

INGRESADO

Por otro lado, el primer ministro camboyano, Hun Sen, ordenó hoy que el ex dirigente de los Jemeres Rojos Khieu Samphan fuera trasladado al hospital, ya que, según su familia, podría haber sufrido una apoplegía en su domicilio de la localidad de Pailin, cerca de la frontera con Tailandia.

Se espera que Samphan sea la próxima figura de los Jemeres Rojos que sea acusado por el tribunal respaldado por Naciones Unidas y creado para juzgar a los responsables del régimen, que entre 1975 y 1979 acabó con la vida de casi dos millones de personas a causa de las políticas de exterminio de lo que el máximo dirigente, Pol Pot, llamó "el enemigo oculto", es decir, todo aquello que consideró contrario a su plan de construir "una nueva Camboya comunista".

La detención de Khieu Samphan podría haberse producido en sólo unos días, lo que completaría la ronda inicial de investigación del tribunal sobre los antiguos dirigentes de los Jemeres Rojos. Ahora los jueces deberán decidir si su delicado estado de salud debe cambiar los planes, según informa la BBC.

El primer ministro explicó que ordenó el traslado para que nadie pueda culpar al actual Gobierno de la muerte de un antiguo líder del régimen comunista de los setenta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies