La campaña antiterrorista llevada a cabo por China en Xinjiang se salda con 400 arrestos

Publicado 07/07/2014 19:55:19CET

PEKÍN, 7, (Reuters/EP)

China ha desarticulado 40 grupos acusados de ser "bandas terroristas violentas" y ha arrestado a más de 400 personas en una operación que el Estado chino lleva a cabo en la región de Xinjiang desde el mes de mayo, según han informado este lunes los medios de comunicación estatales.

Esta operación forma parte de la campaña que China está llevando a cabo para acabar con algunos grupos responsables de los atentados terroristas que han sacudido varias ciudades de China y de los cuales el Gobierno acusa a grupos islamistas y separatistas de la región de Xinjiang, hogar de la comunidad minoritaria musulmana Uighur.

"Las fuerzas de seguridad han recibido pistas de la población en diez casos, que llevaron al arresto de más de 100 personas, la confiscación de un lote de explosivos, materiales para su creación y herramientas", según ha informado el 'Legal Daily', un periódico del Partido Comunista de China.

Las autoridades han confiscado numerosas piezas de propaganda de los grupos extremistas, según ha asegurado el periódico.

El 23 de mayo, las autoridades chinas anunciaron una campaña en la que se informaba de que durante un año los cuerpos de seguridad se iban a centrar en perseguir "actividades terroristas violentas". Esta campaña se preparó tras un ataque suicida en un mercado de la capital de Xinjiang, Urumqi, que se saldó con 39 muertos.

En marzo, 29 personas fueron asesinadas a puñaladas en una estación de tren de la ciudad de Kunming, en el suroeste de China. En total en 2013 el número de muertos en Xinjiang por casos de terrorismo llegó a 200, según el Gobierno, el cual incluye entre esos 200 a trece muertos por acción de la Policía en un ataque de los extremistas a una comisaría de la Policía en junio.

Grupos de exiliados Uighur y activistas pro Derechos Humanos han denunciado la represión que el Gobierno chino lleva a cabo en Xinjiang, incluyendo controles sobre el islam, que han provocado una gran agitación en la zona.

Xinjiang, una zona de abundantes recursos y estratégica por lindar con toda Asia central, es una región crucial para las necesidades energéticas de China. Según los analistas, la mayoría de problemas con la población de esta zona viene de las tensiones históricas entre la etnia han, la mayoritaria en China, y los uighures.

"Las políticas policiales de China van dirigidas a acusar a más gente de cargos injustos", sentencia Dilxat Raxit, portavoz del Congreso Mundial Uighur, un grupo de exiliados uighures, en un correo electrónico.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies